Vertidos incontrolados

15-02-2012 in Opinión y actualidad by Pablo Poó Gallardo

El 24 de marzo de 1989, el buque norteamericano Exxon Valdez chocó contra un arrecife, en el estuario de Prince William Sound (Alaska), y vertió al agua 42.000 toneladas de petróleo, causando una marea negra de 6.000 kilómetros cuadrados y el mayor desastre ecológico en la historia de EEUU.

En la madrugada del 25 de abril de 1998, la rotura de la balsa de Boliden, en Aznalcóllar, produjo el vertido de toneladas de materiales altamente contaminantes al río Guadiamar, convirtiéndose en el peor desastre ecológico producido en Andalucía.

Hace diez años, el Prestige vertió al mar unas 63.000 toneladas de petróleo en las costas de Galicia, entrando con deshonor en el top veinte de los peores desastres ecológicos de la historia.

Más recientemente, el 20 de abril de 2010, hizo explosión la plataforma petrolera Deepwater Horizon de British Petroleum (BP), causando la muerte de once personas y vertiendo en el lecho marino del Golfo de México 780 millones de litros de crudo al mar.

Y hace sólo unos días, el Ayuntamiento de Lodosa, en Navarra, ha encontrado y limpiado unas 40 toneladas de basura de diferentes zonas de la localidad. Unos vertidos localizados en lugares a los que resulta, en ocasiones, muy difícil de acceder y que han convertido el monte en un vertedero.

En este clima de vertidos incontrolados, Mario Pascual Vives, el letrado de Iñaki Urdangarin, a su salida de los Juzgados, ha afirmado que está “convencido” de que su defendido sí declarará ante el juez del caso Palma Arena el próximo sábado 25 y que entonces “podrá verter su versión de los hechos”. ¿No les huele a podredumbre?

Publicado también el 14/02/2012 en Montilla Digital.