Importación de Videojuegos: Diferencias de precios entre PAL ESP y PAL UK

28-10-2011 in Economía y finanzas, Videojuegos by Manuel Curado Navarro

Si hay algún sector que no parece sufrir los efectos de la crisis económica, estaríamos hablando del sector de los videojuegos y el ocio electrónico. Año tras año se obtienen beneficios multimillonarios, al tratarse de productos muy demandados y cuyos precios aseguran un gran rentabilidad. Pero hay una pregunta que se hace todo el mundo, ¿por qué los videojuegos en España cuestan mucho más que en Inglaterra y Estados Unidos?.

Hace unos años, uno iba con ilusión a su videoclub o grandes almacenes a comprar el videojuego del momento. Un juego de SNES o PlayStation podía costar en torno a 7000 ptas (42 euros). Con la llegada de la siguiente generación, los precios se encarecieron hasta los 60 euros, justificando este encarecimiento al salto de calidad de las tecnologías que conllevaba esa generación. Aún las compras por internet eran semidesconocidas para la mayoría de nosotros, y claro está, al no poder comparar nos creíamos todo.

 Al pasar a la generación de consolas actual (Xbox 360 y PS3, principalmente), los precios se encarecieron hasta los 66-69 euros, cifra que empezó a mosquear a más de uno, aunque la gota que colmó el vaso fue la subida del IVA en España del 16% al 18%, que mientras no se cargo al principio a coste del consumidor en la mayoría de los productos, en los videojuegos esta subida se hizo inmediatamente, llegando a un precio intolerable de 72 euros. Esto llevó a indagar por Internet a la mayoría, llegando a sorpresas desagradables e incomprensibles: en Inglaterra y USA los precios son muchísimo más baratos.

Comparando un juego cualquiera en su fecha de lanzamiento, nos encontramos que mientras en España costaba 72 euros, en USA costaba 60 dolares (ni siquiera hacían el cambio bochornoso de 1€ = 1$ que les gusta hacer a muchos en este mundillo). Pero aún más increíble era saber, que en nuestro mismo lado del charco, los juegos costaban 37 libras en Inglaterra (42 euros aprox.). Cómo es esto posible, y lo que es más importante, quién se queda mi dinero aquí en España.

Pues la respuesta es simple: en España siempre nos gusta poner la mano. Pongamos como ejemplo un juego de 70 euros, que desglosados quedaría de la siguiente forma:

  • Editora del juego, licencias, publicidad y royalties: 25 euros
  • Mayoristas e intermediarios: 8-10 euros
  • Coste del desarrollo del juego: 15 euros
  • Estado (IVA 18%): 12 euros
  • Tienda: 10 euros

Estos precios los pactan las compañías locales, es decir, Sony España y Microsoft España. Pero, ¿cómo es posible que en otros países cuesta muchísimo más barato? Pongamos el siguiente ejemplo:

  • Editora del juego, licencias, publicidad y royalties: 10 euros
  • Mayoristas e intermediarios: inapreciable
  • Coste del desarrollo del juego: 15 euros
  • Estado (IVA 20%): 9 euros
  • Tienda: 8 euros

Tenemos los siguientes aspectos resaltables: un precio muy reducido a pesar de un impuesto mayor, y la casi total ausencia de intermediarios. Además, las desarrolladoras reducen su beneficio, puesto que su política es que cuantas más ventas tenga un juego, más fans de x juego tendrán, y se aseguran más ventas para el siguiente juego. Además, existen más tiendas especializadas en videojuegos, lo cual conlleva a una mayor competencia, ofreciendo una oferta mejor con un margen de beneficio más reducido (a más ventas mayor beneficio).

Y cuál es la excusa oficial en España para no hacer lo mismo: la piratería. Se escudan en que los precios deben ser más caros para hacer frente a la piratería. Esta excusa, pensada logicamente no tiene sentido, pero es que además, estas diferencias de precios se pueden extrapolar a otros ámbitos como los libros electrónicos (aconsejo comparar los precios en amazon.es y amazon.co.uk para ver de lo que hablo), etc.

Para concluir, la característica de que los videojuegos PAL UK son región free (se pueden jugar en consolas españolas), y a la ausencia de versiones de un mismo juego (multilenguaje, por lo tanto la mayoría de juegos vienen en castellano) ha llevado a que cada vez más los españoles importen juegos desde Inglaterra, hecho que a la larga desembocará en que las tiendas españolas ofrezcan precios más competitivos (de hecho, ya raro es el juego que sobrepasa la barrera de los 60 euros).