El aspecto emocional sensorial

17-12-2011 in Ciencias, TIC by Chr Magleb

Para comprender la funcionalidad del aspecto emocional sensorial de los seres humanos es necesario darle una ubicación en el conjunto del constructo personalidad y podríamos para tal fin usar como analogía la teoría tectónica de placas, a través de la cual la geología explica la constitución del planeta tierra. De acuerdo a esta analogía podríamos hablar de tectónica de la persona.

Según lo explicado por el Prof. Dr Phillipp Lersch existe un fondo vital fondo vital y un fondo endotimico el cual constituiría el núcleo de la personalidad y que coincide con el núcleo instintivo afectivo comentado en el documento “el temperamento”. El núcleo seria la capa mas profunda de la personalidad y es desde donde se edifica esta.

Desde el núcleo instintivo afectivo se originan las pulsiones y tendencias instintivas que en vinculación con los estímulos del ambiente se constituyen en necesidades a satisfacer, la tensión para la satisfacción de las necesidades fisiológicas primarias provenientes del cuerpo físico y los estados afectivos y emocionales, en intima relación con las tendencias en un ciclo que denominados ciclo vital.

Desde el núcleo se conforman las estructuras psicológicas relacionadas al juicio, razonamiento, entendimiento y voluntad, como capas o estructuras superiores cuya actividad tiene jerarquía sobre las tendencias y pulsiones instintivas y necesidades derivadas del cuerpo físico, que en intima relación con el entorno, nos impulsan a los seres humanos a actuar en busca de su satisfacción.

A continuación se muestra un esquema indicativo de la tectónica de la persona.

En este esquema puede observarse un modelo de capas constitutivas de la persona, en la que podemos observar que los seres humanos estamos constituidos por :

  • Cuerpo físico: Cuya convergencia con el núcleo instintivo afectivo conforma el temperamento.
  • Aspecto emocional sensorial o alma humana: En cuya actividad se originan las tendencias instintivas, las emociones , los estados afectivos y sentimientos permanente.
  • Aspecto mental o mente humana: Estructura superior de la personalidad que en cuya actividad se origina el juicio, entendimiento, razonamiento y las representaciones con los contenidos externos del ambiente e internos y subjetivos propios.
  • Voluntad: Aspecto rector de la personalidad, cuya actividad permite concentrar y orientar la fuerza de la personalidad hacia objetivos personales que mediante la actividad del aspecto mental se encuentra la forma y el camino, mediante la aplicación de la capacidad de acción humana desarrollada.

Existe una correlación entre la actividad del núcleo instintivo afectivo y la actividad de las capas inferiores cerebrales y existe también la necesidad de que estos procesos inferiores estén bajo la jerarquía de las capas superiores cerebrales, que son la base fisiológica de la inteligencia y de la capacidad de autocontrol del ser humano a medida que va desarrollando su personalidad.

En la actividad del núcleo instintivo afectivo influyen ciertos aspectos transpersonales y/o espirituales que desde el nacimiento del ser humano lo predisponen a una facilidad para el establecimiento de esta jerarquía, que podríamos denominar innata en primera instancia, para que la actividad de este núcleo este regida por los procesos superiores de la personalidad con asiento en el aspecto mental y la voluntad.

De acuerdo a lo analizado podemos definir que existen :

  • Procesos inferiores o primarios : Con asiento en la funcionalidad del cuerpo físico y del aspecto emocional sensorial o alma humana.
  • Procesos rectores o superiores : Con asiento en la funcionalidad de la actividad mental o mente humana y en la voluntad.

Para una adecuada funcionalidad de la personalidad, en equilibrio, es necesario que predomine en el conjunto persona, la actividad de los procesos rectores o superiores sobre la actividad de los procesos inferiores o primarios. En términos concretos esto implica que los seres humanos, para tener una personalidad equilibrada, debemos mediante nuestra voluntad y nuestro juicio y razonamiento controlar las necesidades físicas y los estados afectivos y emocionales sin llegar a reprimirlos que implicaría un desequilibrio.

Lo enunciado significa que esta jerarquía se logre mediante su aceptación y adecuación a un marco de referencia, sin que la personalidad este gobernada desequilibradamente por la presión de estados emocionales o necesidades primarias que impidan el desarrollo de los procesos rectores superiores, como ocurría en las etapas de la evolución humana en donde estos procesos no estaban desarrollados en el ser humano.

Como vimos en el documento el temperamento originalmente el hombre primitivo a través del instinto y sin un acusado razonamiento iniciaba una dinámica que permitía su conservación, el instinto como fuerza innata operaba sobre la personalidad como fuerza impulsora para asegurar la conservación individual y de la especie.
Por ejemplo, en los animales, rigen los instintos como reguladores de su existencia, a través de estos, los mismos dinamizan su vida para autoconservarse, están guiados a través de los instintos para el desarrollo de su existencia y satisfacción de sus necesidades básicas en una dinámica en convergencia con otras especies que perpetua la experiencia animal en un equilibrio adecuado.

El hombre tiene instintos de base biológica cuya función es impulsarlo desde su núcleo instintivo afectivo a satisfacer sus necesidades primarias de conservación, sin embargo, en el estadio de evolución humana actual, el hombre tiene necesidades superiores que se elevan por sobre las fisiológicas primarias mediante el uso de su inteligencia y voluntad, eligiendo su camino y su destino.

Recordamos como enunciamos en el documento “el temperamento” que las manifestaciones del instinto son :

  • Instinto de nutrición
  • Instinto de reproducción
  • Instinto social

Existiendo en el núcleo instintivo afectivo, ciertas disposiciones básicas que son las que dan origen a la variabilidad de las distintas tendencias que puede asumir la personalidad en su desarrollo, estas disposiciones son : Bondad – Actividad – Avidez – Emotividad – Sociabilidad – Fatigabilidad.

CICLO VITAL, TENDENCIAS Y EMOCIONES

Para comprender la funcionalidad del Aspecto emocional sensorial exponemos el siguiente esquema que representa el ciclo vital de las vivencias que tenemos los seres humanos inicialmente al nacer. A medida que nos desarrollamos comienza a predominar la actividad del aspecto mental y la voluntad.

Como muestra el esquema, inicialmente, a través de los sentidos recibimos estímulos del ambiente, anticipadamente tenemos un bagaje de tendencias instintivas y necesidades fisiológicas que en intima relación con el entorno impulsan nuestra conducta hacia su satisfacción. Tanto las vivencias que experimentamos en este transcurrir como los estímulos y el horizonte de expectativas futuras, en relación a la satisfacción de las mismas, provocan respuestas que sentimos en nuestro interior, ya sea como sensaciones producto de los estímulos en nuestros sentidos y como emociones que constituyen respuestas a las vivencias, que nos hacen sentir una valoración de las mismas según sea el caso, es algo que nos da una información de la calidad de aquello que estamos viviendo.

Por ejemplo, un niño recién nacido siente necesidad de hambre derivada de su tendencia instintiva a nutrirse proveniente del instinto de nutrición, siente una tensión interna que se transforma en necesidad de alimento en función de los procesos fisiológicos que regulan el hambre, recibe alimento de su madre y siente alivio de esa tensión y una emoción de felicidad y sentimiento de agradecimiento por el alimento y afecto suministrado. Por lo que, tendencia instintiva – conducta – emoción – estimulo del entorno están íntimamente ligados en el ciclo vital y puede hablarse de una correlación entre las tendencias y la actividad emocional en el aspecto emocional sensorial.

A medida que el ser humano va creciendo vamos desarrollando nuestra capacidad de razonamiento mediante el desarrollo de la actividad de nuestro aspecto mental, la voluntad va adquiriendo predominancia orientándonos hacia objetivos personales que obviamente están influenciados por las tendencias, vamos incrementando un mayor entendimiento del mundo y de nosotros mismos por medio del aprendizaje y la incorporación de contenidos e información a través de nuestro aspecto mental, transformándose el ciclo vital en lo que muestra el esquema siguiente.

Las tendencias van predominando e influenciado en el ser humano a medida que va desarrollándose evolutivamente como tal y traduciéndose en necesidades concretas especificas a medida que van incorporándose, por la actividad del aspecto mental, representaciones simbólicas y racionales propias del entendimiento del mundo y del entorno inmediato, representaciones y símbolos como por ejemplo el lenguaje que van asimilándose en el proceso de aprendizaje y que constituyen los medios y mecanismos necesarios para la satisfacción de las necesidades derivadas de las tendencias.

En el adulto, las tendencias al igual que las emociones, si bien pueden clasificarse y analizarse en forma separada, actúan como un haz conjunto en donde cada tipo es un componente, pero conforman un conjunto, una unicidad, cuya característica y calidad depende de las características constitucionales propias de cada ser humano y dél clima interno, concepto definido en el documento “Teoría de la personalidad”.

El clima interno de cada persona influye en la preponderancia que podrá tener cada tipo de tendencia y a su ves la preponderancia de cada tendencia influye en el clima interno, la fuerza que cada tendencia asuma en el interno de cada ser humano dependerá de la voluntad puesta en juego al respecto de sus objetivos de vida.

Diferenciamos inicialmente 2 grupos de tendencias

  1. Biológicas y primarias – Las que derivan de los procesos inferiores o primarios, con asiento en la funcionalidad del cuerpo físico y en el aspecto emocional sensorial o alma humana. Estas tendencias influyen en la conformación de las necesidades de conservación individual, supervivencia, defensa, sociabilidad, estimación, autoestimación y perpetuación de la especie relacionadas al ego personal.
  2. Trascendentes o elevadas – Las que derivan de la influencia de la jerarquía de procesos rectores o superiores, con asiento en la funcionalidad de la actividad mental o mente humana e impulsada por la voluntad. Se entiende como la satisfacción de tendencias que implican la conformación de necesidades del individuo como parte integrante del entorno al cual pertenece y a su autorrealización, trascendiendo a si mismo y su ego individual, aportando su capacidad de acción humana al conjunto de quienes pertenece y su beneficio.

Cada ser humano entiende por entorno o conjunto al que pertenece al ámbito externo a su persona que su capacidad interna le posibilite apreciar y que puede ampliar mediante la evolución de su entendimiento de la vida. Así los conceptos de naturaleza, planeta, cosmos, universo, etc, son interpretaciones de aspectos de la vida a los que el ser humano esta vinculado y que percibe como su ambiente y en el cual se considera parte activa y operante del mismo.

En esta percepción influyen la información social y los conocimientos difundidos y accesibles a cada ser humano en función de su voluntad en el desarrollo de su entendimiento impulsado por necesidades derivadas de tendencias trascendentes o elevadas, pero no se trata solo de influencias externas, sino de lo que la persona tenga internalizado con su capacidad de comprensión mediante el desarrollo de su capacidad de entendimiento.

Pensemos que no puede entenderse el bosque sin haber comprendido previamente al árbol, por mas que se difunda información sobre el bosque. Se trata mas de sabiduría que de entendimiento repetitivo y descriptivo de procesos, se trata de haber internalizado conocimientos y haberlos madurado.

Sin embargo ambos grupos de tendencias conforman el haz o conjunto anteriormente explicado y que nos impulsan a los seres humanos en el ciclo vital, la diferenciación es para un entendimiento, al igual que la posterior clasificación mas detallada de cada tipo de tendencias y emociones relacionadas que presentaremos en una tabla.

Dentro de este haz o unicidad de tendencias puede haber equilibrio y armonía o también desequilibrios. Las necesidades derivadas de las tendencias pueden generar frustración y agresividad hacia algo o alguien que simbolice la frustración o el obstáculo para satisfacerla, agresión hacia todo o incluso autoagresión o suicidio, para el caso en que se comprenda como obstáculo uno mismo por influencia de una alteración del autoconcepto o también, si el símbolo del obstáculo, es algo o alguien que normativamente no puede agredirse e incluso, si a ese símbolo o persona se la considere mas poderosa y por temor, sumisión o manipulación por parte de esta no pueda agredirse.

Entre los dos grupos de necesidades definidos pueden surgir divergencias, desequilibrios y hasta ambivalencias. El hecho de que el ser humano es un ser psico-bio-social implica que a una edad de su existencia oriente su capacidad de acción humana en equilibrio y hacia su autorrealización personal en combinación con objetivos sinérgicos que impliquen un beneficio para otros y el entorno de pertenecía percibido y anteriormente mencionado.


Esto implica la necesidad de no tener excesiva presión de las tendencias que denominamos primarias, ni que exista por parte de estas un traspasamiento fuera de lo necesario para su finalidad de conservación individual que genere egoísmo, individualismo, egolatría, deseo de poder o de notoriedad que signifique un detrimento en la orientación hacia el bien común y facilite que la persona actúe en su entorno con una conducta excesiva para beneficio propio que desequilibre sus relaciones interpersonales y contribuya a influencias perjudiciales en lo social.
Cabe señalar que los puntos de inflexión de la realidad social actual son un ejemplo del resultado de esta tendencia en los seres humanos que deriva del individualismo, impulsado por la filosofía materialista imperante, que incluye como contenidos, aspectos primitivos disfrazados de postulados teóricos de avanzada.

En función de lo analizado y de acuerdo a lo señalado por el Prof.Dr Philipp Lersch en su libro Estructura de la Personalidad, el ser humano podría representarse como un árbol que posee raíces hacia la tierra y hacia el cielo. De unas lo anímico se nutre de lo primario como tendencia innata para la supervivencia y autoconservación fisiológica, de las otras raíces se nutre de sus tendencias elevadas que lo impulsan a trascender su propio ego y a usar sus capacidades en contribuir al mejoramiento del entorno percibido al cual pertenece. La convergencia entre ambas tendencias en un adecuado equilibrio sin conflictos, implica la necesidad de la acción de la voluntad y el entendimiento para hallar un estado de consciencia interior equilibrado. Esto debería derivar en un camino de vida interior que nunca va a estar ajeno a la existencia de conflictos y necesidades de adecuación y superación.

De esto se comprende que existe una necesidad de equilibrio jerárquico de lo mental sobre lo emocional sensorial y sobre lo fisiológico instintivo mediante la voluntad como instrumento rector del proceso.

Podemos identificar una serie de factores que pueden alterar este equilibrio en términos generales, estos son :

  • Debilidad en los recursos mentales
  • Debilidad en la voluntad
  • Traspasamiento de las tendencias instintivas de su función fisiológica necesaria
  • Hiperemotividad
  • Presencia de conflictos psíquicos internos
  • Autoconcepto con aspectos negativos
  • Percepción de los demás irreal y negativa
  • Presencia de traumas, complejos, creencias irracionales inconscientes
  • Vivencia muy extrema que supere nuestra capacidad de acción humana
  • Respuestas desequilibradas que forman parte de la estructura del carácter
  • Aspectos sintomáticos por trastornos
  • Angustias o dolores intensos
  • Aspectos biológicos o enfermedades físicas.

Sacando la presencia de patologías y conflictos psíquicos que alteren las capacidades cognitivas se puede generalizar que :

  • El Insuficiente desarrollo de las capacidades superiores (Aspecto mental y Voluntad)
  • La ausencia o debilidad de un marco de referencia del cual deriven objetivos superiores de autorrealización personal.
  • Excesiva influencia del traspasamiento de las tendencias instintivas que predispongan al egoísmo, egolatría y deseo de poder y que predispongan a la persona al planteamiento de objetivos que impliquen una exigencia sobre las posibilidades que la realidad ofrece y por consiguiente una sensación de insatisfacción y frustración con su consecuencia de ansiedad, depresión y/o impacto emocional, apoyados por ese desequilibrio mas que por los aspectos externos en que la persona proyecte sus frustraciones.

Este desequilibrio interno debilita el uso y desarrollo de los recursos de juicio y razonamiento y capacidad de autocontrol y ejercicio rector de la voluntad lo que implica que el ser humano esta influenciado por sus procesos inferiores y restándole desarrollo a sus procesos superiores.

INFLUENCIA DEL EGOISMO INSTAURADO EN EL EGO

Derivado del instinto de conservación se hace necesario lo que en primer término se puede denominar un egoísmo sano y que es necesario para la propia subsistencia del individuo. Los seres humanos con el objeto de conseguir medios para alimentarse o en situaciones de riesgo y necesidad de defensa, ataque o huida debemos pensar solo en nosotros mismos y muchas veces bajo la presión de una emoción que nos alerta del peligro y nos predispone para la acción efectiva de nuestra conservación.

Pero si este egoísmo traspasa lo necesario a esa función primaria derivada del impulso vital fisiológico, comienza a predisponer que se instaure un desequilibrio respecto de la influencia necesaria de la disposición instintiva amor, que derivaría en la conformación de necesidades personales que podrán estar en detrimento del respeto por las necesidades del prójimo.

Esto es el origen por el cual los seres humanos muchas veces actuamos para una exclusiva satisfacción personal que invade las necesidades de otros y es el origen de deseos exagerados de posesión para nosotros mismos, que derivan en la existencia de una presión interna para forzar situaciones en relación al entorno inmediato, tratando de forzar la realidad y alterando la calidad de la cohesión con nuestros semejantes.

Este proceso puede estar también influenciado por aprendizajes en la infancia y tiene como resultado que el egoísmo, en principio denominado sano y necesario para conservación, se instaure en el ego traspasando su función necesaria y originando una excesiva autorreferencia en relación a la conformación de lo que percibimos conscientemente como necesidades.
Se originan con este traspasamiento la egolatría, la envidia, el deseo de poder, deseo de notoriedad, etc. Este desequilibrio en la disposición amor por traspasamiento del egoísmo sano, de la esfera de la conservación a la esfera del ego personal mencionado, se traduce específicamente, o mas bien tiene su origen, en que la disposición instintiva amor este orientada mas hacia uno mismo que hacia los demás.

De la esfera del ego surge naturalmente la necesidad de estimación por otros y la de autoestimación que también implica la necesidad de libertad para alcanzar logros relacionados al autodesarrollo. También la evolución como seres humanos despierta otra clase de tendencias en la que buscamos trascender la esfera de nuestro ego y que están dirigidas al prójimo. Estas tendencias instintivas son derivadas de la sociabilidad con otros y nos impulsan a socializarnos, cohesionarnos, asociarnos, relacionarnos con el prójimo, pertenecer y aportar lo nuestro en los ámbitos compartidos con nuestros iguales, de idéntica manera que lo han hecho nuestros antecesores.

Pensemos que lo que encontramos en la humanidad como infraestructura y objetos de la sociedad, desde la cultura, el conocimiento intelectual, científico, artístico, religioso, filosófico y todo lo que existe y de lo cual nos nutrimos para desenvolvernos en la vida proviene del trabajo de aquellos que planteándose objetivos personales han brindado el resultado de su trabajo a las generaciones futuras, mientras satisfación sus propias necesidades trascendentes.

De acuerdo a lo analizado podemos clasificar las tendencias en tres tipos :

  1. Tendencias derivadas del impulso vital
  2. Tendencias derivadas del ego personal
  3. Tendencias trascendentes

Mas adelante las enunciaremos relacionadas con las emociones íntimamente relacionadas a cada tipo de tendencia.

LAS EMOCIONES

Como analizamos en los puntos anteriores las tendencias instintivas anteceden a la experiencia y están en intima relación con el entorno, es el entorno el provee los objetos que se transforman en necesidad para encausar la influencia de las tendencias en acciones, que significa satisfacción de necesidades.

A diferencia de las tendencias las emociones preceden a la experiencia y son la respuesta del núcleo instintivo afectivo de la personalidad a los estímulos de las vivencias experimentadas y están íntimamente relacionadas. Proceden del núcleo instintivo ambas, las emociones, cuando son persistentes, provocan estados afectivos permanentes y a su ves los estados afectivos permanentes y estables, facilitan cierto tipo de emociones en afinidad a la calidad de estos estados afectivos.

Es necesario señalar que ciertos estados emocionales intensos alteran el horizonte de expectativas futuras, estrechan la consciencia y anulan el uso del entendimiento racional necesario en cada situación de la vida, por lo que muchos actos realizados en base a la presión de estados emocionales, se convierten en desadaptados y pueden deteriorar áreas de la vida. Los recursos de capacidad de autocontrol, son los que en esos momentos, permiten atenuar los impactos emocionales.

El aspecto emocional sensorial pertenece a la capa mas profunda de la personalidad y es el mas difícil de analizar por su inobjetividad, fugacidad y variabilidad, otros aspectos como el mental son mas fáciles de comprender. Producto del estimulo de las vivencias, la persistencia de ciertas condiciones vividas y sus emociones asociadas como respuesta, provocan estados afectivos estables.

Podemos decir que el estado afectivo es como nos sentimos, es la tonalidad que tiñe nuestra personalidad desde la capa mas profunda de nuestra persona, existe cierta predisposición temperamental y biológica a experimentar ciertos estados emocionales y también las experiencias que vivimos y sus respuestas emocionales imprimen una tendencia a establecer estados afectivos afines y a su ves esos estados facilitan cierto tipo de emociones afines.

Los estados afectivos establecidos y su tonalidad influyen en lo racional, los sentimientos obviamente están relacionados ya que son respuestas afectivas qué se dirigen hacia los contenidos del mundo que representamos mentalmente y están impregnados de la tonalidad que asume nuestro estado afectivo. Todo este conjunto configura la actividad del aspecto emocional sensorial, emociones, sensaciones, estados afectivos, sentimientos, estados del animo.
Provienen del núcleo instintivo afectivo e influencian notablemente el clima interno de los seres humanos, ya que al constituirse en respuestas internas a experiencias, su calidad dependerá del grado de capacidad de autocontrol que la persona tenga para mantener la jerarquía del aspecto mental y la voluntad sobre estas, derivando en el establecimiento de objetivos de autorrealización sobre ésta capa de la personalidad humana cuando su influencia produzca desplacer o desadaptación.

Todos los otros aspectos constitutivos de la personalidad definidos anteriormente, como las tendencias instintivas primitivas y elevadas, el autoconcepto, percepción de los demás, aspecto ideal, mecanismos de defensa, capacidad de acción humana, actividad del aspecto mental, etc, pueden contribuir al establecimiento de estados de conciencia subjetivos que influyan en el despertar de emociones y que influencien el establecimiento de estados afectivos y conducir al surgimiento de sentimientos afines a los contenidos de la influencia de esos aspectos en relación a la calidad definida en el documento “teoría de la personalidad” .

Como producto de la actividad mental racional y por influencia de la construcción de cierto tipo de pensamientos y por el arribo de ciertas conclusiones, se generan emociones relacionadas a alguna vivencia o a percepciones subjetivas internas producto de la actividad mental. Por lo tanto es de suma importancia la autopercepción, el autoconocimiento del desenvolvimiento del aspecto emocional y la real interpretación del surgimiento de las emociones y los estados afectivos experimentados, ya que muchos estado afectivos desplacenteros y emociones de calidad negativa pueden estar motivadas por la actividad del aspecto mental y la autorreflexión sobre ideas, supuestos o creencias irracionales, muchas veces de origen inconscientes.

Un ejemplo aclarara mejor el concepto :

Supongamos una persona que fue agredida en su niñez y que de adulto tiene un estado afectivo desplacentero relacionado a la agresión sufrida ya que el tiempo psicológico no se correlaciona con el tiempo cronológico en el inconsciente. Si la agresión y su impacto traumático no fue tratado debidamente, pueden estar presentes sus efectos negativos toda la vida.

Ese sentir la perturba e influyo obviamente en la conformación de la estructura de su carácter, fundamentalmente ése estado afectivo influye por la calidad y contenido de los mismos a la presencia de pensamientos automáticos desvalorizantes inconscientes y posiblemente en forma conciente tenga sentimientos de rechazo por los demás, emociones de temor frente a terceros y pensamientos desvalorizantes frente a cierto tipo de personas.

Carga internamente con una presión desplacentera en relación a si mismo y a los demás que le predispone a la presencia de emociones intensas relacionadas a temor, ira, agresividad por frustración y no aceptación de si mismo. Esas mismas emociones negativas alimentan un clima interno negativo y la persistencia de un estado afectivo desplacentero, la presencia de sentimientos negativos hace que su aspecto emocional sensorial influya en su entendimiento de las cosas y que de la actividad de su aspecto mental construya pensamientos defensivos o de ataque proactivo a cierto tipo de personas, por la presión inconsciente del temor a no revivir la agresión sufrida en la niñez.

CLASIFICACIÓN DE LAS EMOCIONES

Inicialmente algunos autores clasificaban las emociones en un par de categorías que eran placer-desplacer, pero esta clasificación dejaba afuera muchos estados emocionales, posteriormente según sus investigaciones Wundt clasifico las emociones en tres pares de características: Placer-Desplacer, Calma-Excitación, Tensión-Relajación, en función del impacto que provocan en la consciencia.

Otros autores clasificaron los sentimientos como sensoriales, derivados del yo y espirituales que implica la existencia de una jerarquía en calidad entre ambos. Tal como definimos en el documento “teoría de la personalidad”, existe una jerarquía en calidad al respecto del factor densidad, siendo mas densos los sentimientos afines a lo sensorial y mas elevados los afines a lo espiritual, mientras que la positividad o negatividad depende de los contenidos a los que están orientados los sentimientos.

El Prof Dr Phillip Lersch, hizo su clasificación partiendo de la base que las emociones están en intima relación con las tendencias en el núcleo instintivo afectivo y en el ciclo vital. Debido a que las tendencias son anteriores a la experiencia y a los estímulos del ambiente, son innatas y orientan al ser humano a la búsqueda y satisfacción de sus necesidades derivadas, a través de conductas aprendidas y por medio del uso del entendimiento. En respuesta a las vivencias relacionadas a las tendencias fluyen las emociones y sentimientos.

Lersch clasifico las tendencias y emociones en los siguientes tres grupos que también fueron enunciados en el punto anterior al respecto de las tendencias.

  1. Tendencias y Emociones derivadas del impulso vital
  2. Tendencias y Emociones derivadas del Ego
  3. Tendencias y Emociones derivadas de la trascendencia

A continuación se muestra una tabla con todas las tendencias y emociones clasificadas en relación al impulso vital, ego individual y trascendencia, para una mayor profundización de las mismas recomendamos el libro : Estructura de la personalidad del Prof.Dr Phillip Lersch

FUNCIONALIDAD DEL ASPECTO EMOCIONAL SENSORIAL

Ante los diferentes hechos y vivencias a los que nos orientamos por nuestras tendencias y que llegan como vivencia a nuestra conciencia, se produce un sentir en nuestro aspecto emocional sensorial o alma humana, en principio recibimos estímulos o sensaciones físicas a través de los sentidos y se produce una respuesta emocional desde el núcleo instintivo afectivo de nuestra alma.

La respuesta emocional respecto a las vivencias, no fluye de forma ajena a la actividad de nuestro entendimiento racional derivado de la actividad de nuestra mente, ni a ninguno de los aspectos constitutivos de nuestra personalidad (autoconcepto, horizonte de expectativas futuras, percepción de los demás, etc) sino que en la psiquis, al ser un todo interpenetrado, los pensamientos, sentimientos, emociones, sensaciones y acciones están íntimamente relacionadas dinámicamente y fluyen conformando constructos de actividad psíquica que constituyen la expresión de los seres humanos en la vida. Estos constructos podemos decir que establecen ciertos estados de conciencia que establecerán en función de la calidad de la actividad psíquica, un clima personal especifico.

El aspecto emocional sensorial se hace difícil analizarlo en forma independiente. Por lo tanto preferimos hablar desde la definición y relación de los siguientes conceptos que vamos a enunciar, respetando el criterio de unicidad de la psiquis enunciado en el documento “teoría de la personalidad”.

Partiendo de esta base definimos los siguientes conceptos :

  • El ser humano experimenta estados de conciencia, que serian la convergencia del entendimiento racional, estados afectivos permanentes, emociones transitorias y sentimientos, que conforman su sentir y su estado emocional sensorial frente a su experiencia de vida.
  • Estos estados de conciencia se asumen de manera consciente pero no están ajenos las influencias inconscientes.
  • Estos estados son autopercibidos e internalizados en función de la capacidad de autopercepción, autoanálisis y autorreflexión que tengamos desarrollada por voluntad propia y en función también de la internalización de un marco de referencia con el cual podamos compararnos, con el objeto de llegar a conclusiones sobre nosotros mismos.
  • Estos estados de consciencia asumen una calidad y son en realidad el clima interno de nuestra persona.

Existe como graficamos inicialmente en función de la analogía expresada en el concepto de tectónica de la persona, una relación jerárquica implícita en la constitución y que debe respetarse en la funcionalidad, para que la psiquis tenga el equilibrio necesario para un desenvolvimiento sano.

Como analizamos, constitucionalmente los seres humanos estamos constituidos por : Un cuerpo físico y un estadio constitucional no físico que incluye al núcleo instintivo afectivo depositario de las tendencias instintivas y de donde provienen las emociones, sentimientos, estados afectivos y estados de animo, ósea todo lo que como seres humanos sentimos, que incluye también la recepción de los estímulos sensoriales proveniente de los sentidos físicos y la cenestesia interna y que configura lo que podríamos denominar configuración emocional sensorial y que se corresponde con el concepto de alma humana.

Estamos constituidos también por un aspecto racional cognitivo que se ocupa de las representaciones, la construcción del pensamiento, el razonamiento lógico y abstracto, que podríamos denominar configuración mental y que se corresponde con el concepto de mente humana y por la voluntad, que tiene por finalidad guiar la energía interna del ser humano para el cumplimiento de objetivos internos y externos.

En síntesis, de acuerdo a este criterio, los seres humanos estamos conformados por un cuerpo físico, alma humana, mente humana y voluntad, en una unidad funcional interpenetrada que constituye él conjunto persona. La conciencia constituye lo que los seres humanos percibimos del mundo exterior a través de los sentidos, autopercibimos del interno nuestro, sentimos en relación a las vivencias, representamos internamente y racionalizamos, ideamos, pensamos y recordamos del pasado. Puede asemejarse la conciencia a una pantalla en donde converge a través de las funciones psíquicas toda la actividad de las configuraciones constitucionales mencionadas, que mediante la actividad mental convergen en un entendimiento de la vida, nosotros mismos y los demás.

Entre cuerpo físico, alma humana, mente humana y voluntad, existe una necesidad de relación funcional jerárquica para un desenvolvimiento equilibrado de la personalidad. Una personalidad equilibrada es aquella donde la voluntad guiada por la actividad mental es jerárquica funcionalmente sobre lo emocional sensorial y sobre lo fisiológico, esto implica que en la funcionalidad del ser humano lo mental debe primar y controlar lo emocional sensorial y lo fisiológico en un equilibrio espontáneo natural derivado de objetivos de autorrealizacion interna, interviniendo la voluntad y no ser el resultado de reprimir o negar aspectos emocionales, tendencias instintivas, necesidades o algún tipo de desequilibrio presente, sino se trata de encontrarle una expresión adecuada, equilibrada y adaptada a lo que socialmente es aceptado como expresión positiva y equilibrada.

Existe entre la actividad de la voluntad, la actividad mental, la actividad emocional sensorial y la fisiológica, en relación al concepto de densidad-sutileza, que es uno de los factores que determinan la calidad definida en el documento “teoría de la personalidad”, una relación de calidad constitutiva, que debe correlacionarse con la calidad derivada de los contendidos de la actividad de cada esfera de la persona.

En lo referente a lo constitucional, lo mas cercano a lo fisiológico asume la característica de tener mayor densidad, le sigue lo emocional sensorial y de mayor sutileza o menor densidad lo mental, siendo lo de mayor sutileza o menor densidad la voluntad. Esta diferencia de densidad en lo constitucional, debe reflejarse en el contenido de la actividad mental y en la orientación que le demos con la voluntad, en el contenido emocional sensorial en relación a la calidad de las emociones y sentimientos y en relación a en que medida están orientados a lo sensorial en su contenido, para alcanzar un equilibrio funcional interno.

Respecto al factor positividad-negatividad, que es el otro factor que determina el clima interno definido en el documento “teoría de la personalidad”, dependerá del grado de orientación al bien común en que se orienten los contenidos de las configuraciones constitucionales alma humana y mente humana guiada por la voluntad. Una persona que pueda alcanzar un equilibrio funcional psíquico como el mencionado, con contenidos de sus configuraciones constitucionales de sutileza y positividad alcanzara un estado de conciencia con amplitud, apertura y facilidad para, no solo adaptarse adecuadamente al ambiente sino también para contribuir en su entorno cercano a facilitar la adaptación de otros.

Respecto a la funcionalidad del aspecto emocional sensorial, podemos concluir que son respuestas propias de nuestra alma que en el sentir de nuestra capacidad de autopercepción, impregnan una información o energía de una calidad especifica que depende de nuestra voluntad y que se relaciona con nuestras tendencias derivadas del impulso vital, del ego individual y de la trascendencia respecto de nosotros mismos, las emociones son como avisos que fluyen en relación a la satisfacción o no satisfacción de las tendencias y los sentimientos son la valoración y el grado de amor o desamor que específicamente sentimos frente a otros y a lo externo a nosotros mismos.

EQUILIBRIO EMOCIONAL

Analizamos en uno de los puntos anteriores el caso en que el egoísmo traspasa la frontera necesaria de la necesidad de conservación y se instaura en el ego individual. Cuando esto ocurre, ósea cuando comúnmente una persona es egoísta, tiende a facilitar respuestas emocionales en donde la persona siente amenazada su conservación y seguridad, cuando en realidad, esa respuesta impulsa a conservar aspectos de egolatría y deseos de poder derivados del egoísmo imperante y tener como necesidad para si mismo lo que se encuentra en el derecho de otras personas.

Es común ver personas empecinadas y con reacciones hasta de ira por cuestiones que rebasan sus derechos, avasallando el derecho de otras personas y sin que alcancen entender razones, reaccionando igual que si su propia conservación estuviera en riesgo.

En personas con trastornos de la personalidad cuya estructura se construyo con deficiencias, es común ver esta clase de respuestas, en donde la persona por influencia de su desregulación emocional y tener estructuralmente reducida su capacidad de autocontrol deriva en un entendimiento limitado por causa de su hiperemotividad, que los lleva a actuar muchas veces en forma sobre exigente con las situaciones que la realidad le presenta.

En personas con trastorno limite de la personalidad es común que ante la avalancha de emociones de intensidad y sentimientos acordes a la variabilidad patológica de sus estados afectivos, en combinación con la tendencia a pensar en blanco y negro sin escala de grises y frente a su autoconcepto desvirtuado, percepción de los demás y las situaciones de vida, tiendan a adaptar los sucesos de la realidad a esa montaña rusa emocional que sienten ante hechos triviales y entiendan o racionalicen los hechos de forma distorsionada a lo que en realidad son, adoptando posturas de victima o aparentando ser mentirosos cuando en realidad se trata de la presión de su distorsión afectiva alterando su entendimiento.

Así por cosas triviales llegan a intentos de suicidio atribuibles a causas externas en que proyectaron la presión de su sintomatología interna. Dentro de este cuadro, si la persona tiene aspectos de egoísmo instaurados en su yo individual, afloran dentro de esa disforia de forma intensa, convirtiéndose en atacantes con una percepción interna de victima, manipulando y torturando muchas veces a su entorno, sin tener autopercepcion de esa excesiva presión.
En una escala menor de disforia, frente a estados afectivos desplacenteros o ansiedad la persona actúa en forma manipuladora sin ser conciente de ello pero ampliamente perceptible desde la observación de su conducta. En las personas que padecen trastorno limite la lucha contra su vacío existencial, su crisis de identidad y temor al abandono los lleva a un estado de sobrevivencia en que, ante la imposibilidad interna de alcanzar armonía, adoptan creencias irracionales en las que se ponen objetivos del tipo externo – si tengo tal o cual cosa alcanzare la tranquilidad o mis síntomas disminuirán. Una ves obtenido el espejismo, siguen igual o sienten un pequeño alivio, esto según nuestro criterio es el origen de aprendizajes por ensayo y error o por asociación interna de comportamientos compulsivos, tras los cuales la persona busca alivio de la presión de su desregulación emocional.

No solo personas con trastorno limite, personas con estructura neurótica o simplemente conflictivas actúan de maneras similares, incluso personas sin trastornos o patologías, en hechos de características especiales, asumen estas posturas muchas veces incrementadas por la presión del egoísmo traspasando la esfera de la sana conservación individual que impulsa a percibir subjetivamente como un hecho amenazador, alguna vivencia y que sin un preciso entendimiento de la misma, intente sobrepasar los derechos ajenos, sin conciencia de ello o justificando con argumentos racionales la falta de consideración de los demás por presión de necesidades derivadas de tendencias influenciadas por el egoísmo.

El equilibrio del aspecto emocional sensorial, que comprende las tendencias, emociones, sensaciones, sentimientos y estados afectivos es determinante para la conformación de la calidad del clima interno. Como vimos, el producto de su actividad proviene del alma humana y es el sentir que tenemos los seres humanos en respuesta a las vivencias, en relación al aspecto mental, el aspecto emocional es mas difícil de controlar, depende de la capacidad de autocontrol desarrollada, lo que implica un trabajo de aprendizaje y desarrollo personal proveniente del aspecto mental y la voluntad, mientras que las respuestas emocionales y los estados afectivos pueden depender del clima en el que estemos inmersos y también de la sensibilidad que tengamos, derivadas de características personales temperamentales.

Los estados afectivos, las emociones y sentimientos son una tonalidad que tiñe el alma y el clima interno y aporta al estado de conciencia un ímpetu que condiciona la construcción de pensamientos afines a su calidad, para el caso que tome predominancia en la funcionalidad de la psiquis.

Se hace necesario la autorreflexión y el trabajo interno en el que intervenga la voluntad para poder alcanzar un entendimiento claro de la vivencia que genera las respuestas emocionales, por lo tanto, volviendo a lo comentado en él documento “teoría de la personalidad”, se hace necesario el conocimiento de la vida como marco de referencia.
Dicho marco de referencia puede hallarse por diversos caminos que conducen al conocimiento de la vida mencionado como meta final, como ser el arte, la ciencia en todas sus ramas y en las derivadas de aplicaciones de sus conocimientos básicos, las religiones y las correctas relaciones humanas, etc, todo converge y desprende de su estudio, en que existen leyes que rigen la vida y que existe un equilibrio al que los seres humanos tenemos que tender y adecuarnos con nuestro impulso vital, adoptando voluntariamente un camino de autorreflexión, aprendizaje y adaptación constante que facilite nuestra adecuación al equilibrio al que tiende la naturaleza y el universo, ya que una falta de adecuación o no poner la voluntad en marcha implicaría análogamente como intentar que una piedra al soltarla de la mano vaya hacia el cielo, invertiríamos millones de años en vano, porque las leyes que rigen la naturaleza, determinan una respuesta distinta que puede entenderse su origen en el estudio de las leyes físicas.
En lo emocional y en el impulso de las tendencias del núcleo instintivo afectivo perteneciente a nuestra configuración emocional sensorial o alma humana, muchas veces por falta de autorreflexión o asimilación de un marco de referencia irracional y ajeno a la realidad o por influencia de creencias irracionales inconscientes, actuamos de forma análoga al respecto de la realidad y forzamos situaciones que o bien no son nuestro destino o buscamos evadirnos del que nos toca. Reaccionamos emocionalmente evitando el entendimiento y la activación de la voluntad, para adecuarnos a lo que la vida requiere de nosotros en un camino de conducta distorsionada que deteriora áreas de nuestra vida y que debilita nuestra voluntad.

Muchos fracasos en nuestra vida se deben a esta distorsión por un predominio de lo emocional sensorial que embota nuestra capacidad mental y debilita nuestra voluntad, alterando la necesaria jerarquía comentada en líneas anteriores. Lo señalado evidencia la necesidad, desde la niñez, de una educación emocional y de la voluntad.

En la actualidad el marco de referencia derivado de las creencias sociales relacionado a la felicidad en el extremo materialismo excesivo, es un motor que alimenta repuestas emocionales relacionadas al egoísmo o bien son el resultado de la expresión en la sociedad del egoísmo que todos tenemos instaurado mas haya de lo necesario para la conservación individual, incluso este egoísmo sano, que podríamos denominar fuerza impulsora de la necesidad de autopreservación, se ve en muchos seres humanos rebasado por la sumisión propia a aspectos materiales o sensoriales, cuyo origen se encuentra en el egoísmo asentado en el yo individual y orientan a los seres humanos a asumir estilos de vida destructivos que inhiben la capacidad instintiva de las tendencias de autoconservación.

Esto hace entender que el desequilibrio de una tendencia necesaria en los seres humanos provoca el efecto inverso a su función necesaria. Así como todo desequilibrio en la naturaleza produce reacciones de ajuste destructivas, podemos apreciarlo en el desenvolvimiento del sistema climático planetario en relación al impacto de las actividades humanas mas haya del limite admisible, en el ser humano, los desequilibrios internos producen respuestas en forma de síntomas, que si se establecen como patrones estables pueden configurar una patología.
Lo enunciado es una prueba de que estamos regidos por las mismas leyes que rigen la vida, la cual debe adecuarse en el desenvolvimiento externo e interno a estas leyes.

Es común la tendencia a atenuar o aliviar estados afectivos desplacenteros, angustias, emociones desestabilizantes como la ansiedad, agitación o el nerviosismo, con aspectos sensoriales cuyo impacto y sensación en la conciencia desvía la atención del estado désplacentero o lo atenúa sobreviniendo una sensación de alivio. Así surgen por ese mecanismo adicciones a diversas cosas, desde fumar, comer, tomar alcohol o drogas ilícitas, medicación psicofarmacología en exceso aun habiendo sido recetada, hasta adicciones no convencionales como el trabajo, personas, situaciones, etc. En términos generales se trata de una necesidad de evasión producto de un conflicto intrapsiquico que puede ser consciente o tener un origen inconsciente.
En esos casos por la presión del aspecto sensorial la voluntad se debilita, la asociación malestar-alivio por medio de lo sensorial, sumado a la adaptación de la funcionalidad del físico al objeto de la adicción toma control sobre la conducta de la persona y provoca deterioro progresivo en todas sus áreas de vida, la consciencia se estrecha a incluir solamente contenidos exclusivos a la adicción de forma gradual a que esta se apodera de la persona. Por lo tanto la presión del aspecto sensorial por déficit de la voluntad es un factor que impulsa el desequilibrio.

CONCLUSIÓN

Es clave para que la personalidad tenga un sano equilibrio que se establezca el equilibrio jerárquico funcional entre Voluntad, mente humana, aspecto emocional sensorial y cuerpo físico, esto implica que el aspecto emocional sensorial analizado, este regido por la voluntad y la mente, es aquí donde se hace necesario el desarrollo de la capacidad de autocontrol y la educación emocional.

El como ejercitar y desarrollar la capacidad de autocontrol, significa restablecer el equilibrio funcional jerárquico de lo mental sobre lo emocional sensorial, sobre las tendencias instintivas y sobre lo fisiológico. Capacitándose en asimilar un marco de referencia conformado por conocimientos sobre como funciona la vida y el mundo, meditando sobre nuestra posición interna y respuestas frente a esos contenidos e identificando en forma consciente aquello que impide alcanzar él equilibrio y bienestar interno, sin tener culpas y aceptando conscientemente y sin negación o represión nuestras debilidades, defectos y aquello que conforma nuestra naturaleza constitucional.

El hecho poner en marcha la autorreflexión y de nutrirla con capacitación, implica poner la voluntad en marcha y ejercitar el entendimiento mental, para encontrar un significado, una ubicación y alcanzar un mayor autoconocimiento personal. El autoreflexionar con apertura y autoaceptacion, deriva en que sea la etapa previa al establecimiento de objetivos de desarrollo emocional, que mediante el esfuerzo, permita alcanzar cambios personales que fortalezcan los recursos internos necesarios para restablecer nuestro equilibrio emocional interno.

Bibliografía leída para abordar los temas de todos los documentos:

  • La estructura de la personalidad – Prof. Dr Philipp Lersch
  • Conocimiento de la vida – Madú Jess
  • Teorías de la personalidad – Jess y Gregory j Feist
  • Los Complejos y el Inconsciente – Carl Gustav Jung
  • El Hombre Y Sus Símbolos – Carl Gustav Jung
  • Formaciones De Lo Inconsciente – Carl Gustav Jung
  • Psicopatológica y semiológica psiquiatrica – Ricardo Capponi
  • Teorías del aprendizaje – Pablo Cazau
  • Manual de psiquiatría – Dr, Juan C Betta
  • ¿Qué es la personalidad? Gordon Allport
  • Trastornos de personalidad – Prof Dr Néstor Koldovsky
  • Trastorno borderline de la personalidad- – Prof Dr Néstor Koldovsky
  • Punto crucial – Fritjof Kappra
  • El arte de amar – Erich Fromm
  • Salud mental infanto juvenil – Ovidia Rodríguez Méndez
  • La trampa de los manipuladores – Gloria Husmann, Graciela Chiale
  • Manual de psicoterapia cognitiva – Juan José Ruiz Sánchez y Justo José Cano Sánchez
  • Estratos en el ser humano – Articulo de la Lic. Yanina Gabriela Piccinni
  • Necesidad del Amor – Articulo de la Lic. Yanina Gabriela Piccinni
  • El primer año de vida del niño – René a Spitz
  • Una nueva perspectiva desde la Acrópolis-Trastorno de identidad disociativo – Brenner, Ira
  • Psicología transpersonal – Dr. STANISLAV GROF
  • Los contextos del ser. Las bases Inter subjetivas de la vida psíquica-Castaño del Blanco Ángeles
  • Herbert Marcuse – El hombre Unidimensional
  • La identidad – Monografía creada por Carlos A. Chiari . Mayo 2005
  • Los estados fronterizos ¿Nuevo paradigma para el psicoanálisis – Jacques André – Catherine Chabert – Jean Luc Donnet – Pierre Fedida – Andre Green – Daniel Widlocher
  • Selective early-acquired fear memories undergo temporary suppression during adolescence – Siobhan S. Pattwell, Kevin G. Bath, B. J. Casey, Ipe Ninan, and Francis S. Lee – Universidad de Cornell – Nueva York
  • Alcohol y trastornos psiquiátricos – Año 2001 – Dr. Juan Carlos Valderrama Zurián y la Dra. María Purificación de Vicente Manzanaro – Unidad de Conductas Adictivas – Conselleria de Sanitat Generalitat Valenciana – Alicante.
  • Therapeutic Recreation Protocol for Treatment of Substance Addictions – Rozanne W. Faulkner
  • Conflictos de pareja – Patricia Calero y Elena López de Calle
  • Amores altamente peligrosos – Walter Riso
  • Apegos patológicos y acción terapéutica – Fonagy, Peter – Trabajo presentado en el “Grupo psicoanalítico de discusión sobre el desarrollo”, en la reunión de la Asociación Psicoanalítica Americana, Washington DC, 13 de mayo de 1999
  • Budismo como Psicoterapia – Madawela Punnaji – Traducido por Adrián Montoya
  • Conducta antisocial, un enfoque psicológico – Arturo silva
  • Intervenciones psicológicas en la prevención y atención a la dependencia – Ignacio Montorio Cerrato – Facultad de Psicología. Universidad Autónoma de Madrid
  • Las nuevas adicciones – Jean Adés – Michel Lejoyeux
  • Trastorno de estrés postraumático – Daño cerebral secundario a la violencia
  • Mobbing, violencia de género, acoso escolar – M.A. Azcárate Mengual
  • Psiquiatría y Psicología del paciente con cáncer – Maria del Carmen vidal y Benito
  • Afectos, autonomía y auto-regulación: teoría de la complejidad en el tratamiento de niños con ansiedad y trastornos de conducta disruptiva – Tyson, Phyllis – Universidad de California- Facultad de Medicina de San Diego
  • The antisocial tendency. In Deprivation and Delinquency,ed. C. Winnicott, R. Shepherd, & M. Davis. London: Tavistock Publications
  • Conceptualización y clínica de los fenómenos disociativos: una revisión detallada de las diferentes posturas – Díaz-Benjumea, María Dolores J.- Coordinadora de la delegación de la Sociedad Forum de Psicoterapia Psicoanalítica en Sevilla.
  • The Dissociative Mind, Elizabeth F. Howell, The analytic press, Hillsdale, N.J, 2005
  • Esencia – Articulo de la Lic. Yanina Gabriela Piccinni
  • ¿Qué quieren las madres? Perspectivas del desarrollo, retos clínicos – Garriga, Concepció – Reseña de la primera parte del libro: What do mothers want? Developmental Perspectives, Clinical Challenges, de Sheila Feig, compiladora, Hillsdale: The Analytic Press (2005)
  • Teoría de la formación de compromiso. Una dimensión intersubjetiva – Rothstein, Arnold – Fue publicado originariamente en Psychoanalytic Dialogues, vol. 15, No. 3, pp. 415-431. Copyright 2005 de The Analytic Press, Inc. Traducido y publicado con autorización de The Analytic Press, Inc.
  • Efectos del Trauma Prolongado en la Infancia – Eduardo H. Cazabat
  • Trabajo presentado en el III Congreso Virtual de Psiquiatría , Febrero de 2002
  • Introducción a la psicopatología de la infancia – J.L. Pedreira Massa – P. San Román Villalón – Madrid, septiembre de 2001
  • La constancia objetal y su relevancia en la teoría del apego: Consideraciones sobre la relación madre-hijo1 en la primera Infancia – Maria Carolina Sánchez Thorin
  • Estudios. 1: psicosis infantiles y otros trabajos. Buenos Aires: Paidós, 1990 – Mahler, Margaret e Alberto Luis Bixio.
  • Fases y subfases del desarrollo del niño hasta los 3 años de margaret Mahler – Liliana pauluan de gomberoff
  • Fantasía inconsciente, vinculo y estados psicóticos – David Liberman, Elsa C Labos
  • Estado actual de la teoría del apego – Alfredo oliva delgado – Universidad de sevilla.
  • Persistencias transgeneracionales del apego – Fonagy, peter
  • El apego en adultos – Sagrario yárnoz yaben – universidad del país vasco
  • Evaluación clínica del llanto y su inhibición desde la teoría del apego – Judith kay nelson

Autor : Christian Chaler
Buenos Aires Argentina
Cchaler@gmail.com
www.cchaler.org

Sobre

Mi nombre es Christian Magleb soy de Tandil Buenos Aires Argentina y me dedico a analizar distintos aspectos de la sociedad actual y su dinámica, difundiendo el resultado de esos análisis, con el objeto de exponer mi punto de vista personal de la realidad y encontrar el origen de la crucial situación global actual, partiendo de la hipótesis de que ese origen se encuentra en la visión que tenemos de la vida, el mundo y los demás. El material desarrollado por mi esta dirigido a toda persona que desee ser critica con la forma de vida social actual, donde el individualismo y la exacerbación del materialismo sin contenido genera estilos de vida que, supuestamente se basan en la libertad pero terminan por destruirla. No pertenezco a ningún partido politico a ninguna tendencia, no elaboro mi material para atacar a nadie ni para defender tampoco, solamente expongo mi punto de vista y mi forma de ver las cosas con la intensión de contribuir a la expresión de ideas, sin tratar de imponerlas a nadie y abierto a toda critica e intercambio de opiniones . Pueden contactarme, acceder gratuitamente a mis trabajos y ver mis proyectos en marcha en mis sitios y paginas indicadas al final de esta descripción y también descargar mis libros en formato Pdf. Todo mi material teorico y grafico By Desarrollos Magleb & Liam H Art design SA. Copyright © 1992-2015 Desarrollos Magleb All rights reserved.