La percepción de lo externo

27-12-2011 in Ciencias, TIC by Chr Magleb

En el documento el aspecto emocional sensorial analizamos las tendencias, las emociones y los estados afectivos permanentes, los cuales conforman la actividad del alma humana como una vivencia interior en relación con el ambiente, previo a sus estímulos para el caso de las tendencias y como respuesta a estos, para el caso de las emociones y estados afectivos que son vivencias internas en intima relación con el entorno. El mundo externo es percibido en un proceso complejo en el que intervienen los estímulos y el significado que estos tengan internamente para nosotros, respecto a nuestro entendimiento y conocimientos aprendidos.

Cada ser humano tiene su forma de ver el mundo y de interpretarlo, aunque existe una base común de entendimiento compartida por todos. Intervienen en el proceso subjetivo de percepción los siguientes factores :

  • Tendencias personales
  • Calidad del clima interno
  • Conocimientos adquiridos y capacidad de acción humana
  • Equilibrio emocional
  • Temperamento y carácter
  • Aprendizaje

Cada ser humano tiene su propia manera de recepcionar los estímulos y de interpretarlos e incluso de responder ante ellos, en síntesis, es según su personalidad como se percibe e interpreta lo externo e incluso no está ajeno a ello ni a nada relacionado a la personalidad, los aspectos espirituales transpersonales que influyen notoriamente en las tendencias, clima interno, en la construcción de la personalidad y en el entendimiento y la interpretación que se hace de aquello que se percibe de lo externo.

Percibimos e interpretamos el mundo externo mediante un complejo proceso en que intervienen los órganos de percepción físicos, órganos de percepción interna y funciones psíquicas, es la mente la que ordena y representa internamente todo lo percibido de lo externo y son los órganos de percepción, el sistema nervioso y las funciones psíquicas los instrumentos a través de los cuales asimilamos la información que posibilita la representación de lo externo en nuestra consciencia.

Esa ordenación y representación mental comentada, esta teñida con la tonalidad afectiva que proviene, como respuesta a lo percibido, de la actividad del aspecto emocional sensorial. Todo este, llamémoslo proceso, transcurre como una unidad perfecta, excepto frente a síntomas de una patología, como por ejemplo la esquizofrenia, en donde se desordenan los procesos intervinientes en la percepción y por ende la interpretación tiende a ser desviada de la realidad con el objeto de encontrar una explicación a lo percibido en forma desordenada.

Esa ordenación y representación mental consciente, se hace en base a lo previamente asimilado anteriormente y que brinda una base de entendimiento simbólica sobre la cual incluir lo percibido actual que contrasta con los constructos personales que integran nuestra visión del mundo, interviniendo la memoria para evocar esos contenidos e interviniendo también en este proceso la influencia de aspectos inconscientes.

Recordemos lo enunciado en el documento “Teoría de la personalidad”, en donde señalamos que existe la realidad, pero todos nosotros tenemos una interpretación subjetiva de la misma integrada por lo que George Kelly denomino constructos personales.
Kelly afirma que “los seres humanos buscamos asimilar nuestras experiencias del mundo en armonía con unas pautas o categorías personales.”

Experiencia tras experiencia, desde el nacimiento, influyen dejando como resultado una internalización subjetiva de las mismas en nuestra consciencia y en nuestro inconsciente, que gradualmente van consolidando nuestra visión del mundo y asi nuevas experiencias hacen que tengamos nuevas internalizaciones subjetivas, que revisemos algunas y abandonemos otras. Estas categorías son los constructos personales.

Un constructo puede definirse como cualquier entidad hipotética de difícil definición dentro de una teoría científica. Un constructo es algo de lo que se sabe que existe, pero cuya definición es difícil o compleja. Un constructo puede definirse por su aspecto constitutivo o por su aspecto operacional en relación a que variables intervienen en su presencia o ausencia, las que incluso, en función de aquello que se este estudiando puede ser mensurable y abordarse su análisis por medio de las matemáticas como herramienta.

Para el caso actual podemos inferir que una visión subjetiva del mundo esta constituida por una compleja red de constructos personales organizados, estando estos últimos constituidos por el resultado de sucesivas elaboraciones e interpretaciones mentales subjetivas, de los contenidos psíquicos que llegan a la conciencia y que están conformados por :

Respecto al exterior : Recuerdos de estímulos del ambiente.
Respecto al aspecto emocional sensorial : Sensaciones, estado afectivos, sentimientos y emociones
Respecto al aspecto mental : Representaciones, conclusiones, creencias, pensamientos, conceptos, juicios y deducciones
Respecto al inconsciente : Aspectos transpersonales o espirituales, Creencias irracionales, vivencias traumáticas, complejos, aspectos relacionados a vivencias que por mecanismos de defensa no quisimos aceptarlo en nuestra conciencia.

En el siguiente esquema ya presentado en el documento “El aspecto emocional sensorial” incluimos lo básico respecto a la percepción del mundo externo y lo que fluye internamente y externamente a la conciencia.

A continuación analizaremos la influencia de cada aspecto, señalado en el esquema con flechas que convergen en la conciencia, en relación a la percepción del mundo externo.

ÓRGANOS DE PERCEPCIÓN

En este esquema se puede observar que a la conciencia llegan estímulos procedentes de lo externo a través de los órganos de percepción, en principio el tacto juega un papel vital en la orientación espacial y en el conocimiento del mundo circundante del niño.

Así como también las sensaciones cenestésicas relacionadas al movimiento del propio cuerpo para el desarrollo psicomotriz. Luego el olfato y el gusto entran en influencia para lo relativo a la nutrición y se relacionan ambos a esa necesidad de vida.

Finalmente los sentidos denominados superiores como la vista y los oídos tienen una función mas especializada para hacer llegar a la consciencia información que permite situarnos en el mundo circundante.

No podemos descartar la intuición que es una percepción relacionada a una vivencia, objeto o persona que su resultado traspasa la frontera de lo objetivo y concreto y brinda una información elaborada y precisa que puede tener carácter de premonitorio o incluir contenidos que excedan a lo concretamente percibido en el común de los casos.

Todo el bagaje de información que aflora a la conciencia desde todos los órganos de percepción esta asociado a su representación mental interna y a la respuesta emocional que provoca y se almacena en la memoria todo el contenido de información que también incluye la interpretación subjetiva que provoca en nosotros, por lo que podemos hablar de una memoria experiencial y una memoria reproductiva que almacenan en ambos casos representaciones al respecto de las percepciones e interpretaciones subjetivas de vivencias en el caso de la memoria experiencial.

Por lo tanto la percepción es un fenómeno en el cual se adiciona a la sensación una representación interna propia de contenido personal. Para que exista una percepción hace falta un ordenamiento, de las sensaciones, aspecto que es común en otros fenómenos de la naturaleza. Para este caso particular influye la funcionalidad de los procesos fisiológicos que intervienen en la percepción, aunque no explica el componente subjetivo interviniente, que evidencia la intervención de una significación interna de lo captado físicamente.

Existe en la percepción un significado anterior y presente consciente o inconscientemente y que en cierta forma es anterior a la sensación, la sensación se encuentra influida por los instintos y tendencias del núcleo instintivo afectivo, así como por el clima interno y toda la actividad del aspecto emocional sensorial.

Todos estos factores predisponen anticipadamente a que la conciencia perciba en un sentido especifico lo que los órganos de percepción captan y a estas representaciones preconscientes se las denomina protofantasia y son el nexo entre los estímulos externos y la actividad del aspecto emocional sensorial en lo relacionado a las tendencias.

En el proceso de percepción, en términos generales, podemos entender que la actividad afectiva instintiva del aspecto emocional sensorial tiñe de una tonalidad la consciencia, predisponiendo cierto tipo de percepciones y hasta influenciando en su búsqueda, en el universo de sensaciones que recibimos a través de los órganos sensoriales.

Por lo que la realidad asume en parte la interpretación subjetiva de lo que sentimos y la influencia de nuestras tendencias hace que percibamos. Podemos comprender que percibimos, de alguna manera aquello que deseamos y atraemos con nuestra alma y en afinidad con su estado y clima reinante. Por lo tanto vemos el mundo, en función de la calidad de sus contenidos y esa atracción puede estar o no autopercibida en nuestra consciencia, ya que también puede provenir de nuestro inconsciente, pero al fin y al cabo pertenece a nuestro interno y puede ser modificada por nuestra voluntad.

Por lo tanto el aspecto emocional sensorial es un aspecto de cuya actividad emana como nos sentimos, mucho de aquello que nos llega desde afuera es percibido en función de su estado y toma la forma de percepción que su estado le imprime, por lo tanto cambiando nuestro estado y clima en el aspecto emocional sensorial, podemos percibir otros aspectos de la realidad. Esto no significa percibir de la realidad lo que ella no expresa o negar lo que ella contiene, sino ampliar nuestra conciencia para no proyectar hacia lo externo aquello que no contiene y que esta en nuestra alma, como es característico en personas con trastornos de la personalidad.

INFLUENCIA DE LA ACTIVIDAD DEL ASPECTO EMOCIONAL SENSORIAL

Como comentamos líneas arriba y como puede observarse en el esquema, la actividad del aspecto emocional sensorial tiñe de una tonalidad especifica la conciencia, mediante la capacidad autopercepcion percibimos como nos sentimos y son los estados afectivos permanentes los que mas influencian nuestra percepción del mundo externo, ya que los estados transitorios, si bien pueden influir negativamente, al poner la voluntad para controlarlos, la posible distorsión del entendimiento puede dejar de estar presente, mientras que los estados afectivos permanentes tienen una influencia importante y constante en la comprensión de la realidad y marcan una tendencia al respecto de como la interpretaremos y cual será nuestra conducta.

Los estados afectivos permanentes son aquellos que se mantienen en el tiempo y como todo lo relacionado a la actividad del aspecto emocional sensorial, puede clasificarse para su entendimiento en derivado del impulso vital, del ego personal y de la trascendencia, tal como fue analizado en el documento “El aspecto emocional sensorial”.

Como estados afectivos derivados del impulso vital tenemos primero los corporales derivados de las sensaciones persistentes provenientes del organismo físico, como por ejemplo el cansancio, soñolencia, inquietud o agitación física, fortaleza o debilidad corporal, sed, hambre, saciedad, etc. Son estados provenientes de lo físico.

También de la esfera de la vitalidad proceden los estados del ánimo que están menos ligados al físico y mas a lo psíquico, como por ejemplo el estado de animo alegre, el animo festivo, el humor triste o melancolía, el humor amargo, la angustia, el éxtasis.
Respecto a la angustia y ansiedad podemos citar las derivadas de :

  • El desarraigo característico al respecto de la naturaleza en la sociedad moderna en que vivimos y que lógicamente esta relacionado al inconsciente colectivo.
  • El desarraigo en el nacimiento al abandonar el seno materno.
  • El desarraigo propio de la adultez y el hecho de hacernos cargo de nuestro destino, abandonando el amparo de nuestra familia de origen.

Esa ansiedad o angustia según sea el caso particular, que podríamos denominar básica, puede conformar un estado afectivo permanente que en personas muy sensibles y en casos particulares por influencia de aspectos espirituales y transpersonales, constituirse en un estado afectivo que asume relevancia en la persona y configurar un conflicto existencial que influya negativamente en la percepción del mundo y/o del destino personal dentro de el, percibiéndose la vida de manera contingente, siendo realmente una percepción que parte de un estado afectivo natural personal producto de la necesidad de cambio y evolución en la vida.

Partiendo del hecho, como analizamos en el documento el aspecto emocional sensorial, que desde el núcleo instintivo afectivo, toda vivencia provoca como respuesta emociones, una vivencia de cambio, ya sea percibido por influencia inconsciente o por influencia de aspectos transpersonales espirituales o por vivencias actuales, puede generar un estado afectivo de ansiedad o angustia, que si toma influencia notoria en la conciencia puede influenciar a que la persona desvíe o retrase el cambio con el objeto de evitar esa sensación.

En las personas con trastornos de la personalidad, estas respuestas afectivas normales frente a las etapas de evolución de la vida humana se ven intensificadas y cada cambio percibido atenta con su débil estabilidad, percibiéndose un cambio incluso positivo y esperado en su vida, como un factor desestabilizante.

Es notorio y desconcertante ver en personas que padecen trastorno limite de la personalidad como un hecho positivo puede provocar una conducta de actings frente a esta ansiedad o angustia natural que se relaciona también con la influencia de sentimientos de inferioridad, conflictos de identidad y desregulación emocional.

También la angustia y ansiedad pueden surgir producto de factores que están fuera de lo relativo existencial y deberse a estar experimentando vivencias que están fuera de las necesidades personales, que implique estar en climas o con personas que no están dentro de las necesidades de afinidad de la persona o situaciones en que esta se auto perciba la persona fuera de su eje o de lo autopercibido como capacidad de acción humana personal, generando angustia, inquietud o ansiedad.

Con respecto a los estados afectivos permanente derivados del ego personal cabe señalar que el hecho de que los seres humanos poseamos aspectos y funcionalidades que responden a nuestro ego, implica que en la percepción de nosotros mismos, existe una diferenciación respecto al ambiente y a los demás y que por lo tanto existe una frontera, aun siendo parte de un todo funcional dinámico como es una sociedad, el mundo o el universo. El ego personal es una porción de ese todo que esta bajo nuestra responsabilidad y que mediante nuestra voluntad podemos modificar.

Respecto al ego personal podemos señalar los estados afectivos derivados de la autopercepcion de nuestra propia capacidad de acción humana y que derivan en el establecimiento del sentimiento permanente de la astenia o estenia y que nos impulsa a afrontar las vivencias de distinta forma.

La astenia es un sentimiento de debilidad y falta de vitalidad generalizada que afecta lo físico, lo psíquico y lo intelectual, que reduce la capacidad de acción humana auto percibida y que influye en la adopción de una posición débil y de búsqueda de auto resguardo frente a los acontecimientos, mientras que la estenia es lo opuesto, estableciéndose un sentimiento de amplitud y eficacia de la capacidad de acción humana que impulsa a una forma activa y avasalladora de abordar los acontecimientos.

Como señalamos los estados afectivos permanentes son sentimientos que se mantienen en el tiempo en el aspecto emocional sensorial y dan una tonalidad especifica a toda la personalidad, podríamos asemejarlo usando la música como analogía, al tono que tiene un tema musical en una nota determinada, de igual manera que el tono musical tiene notas afines pertenecientes a la escala del tono y con cuya combinación de notas se pueden efectuar arreglos, el estado afectivo permanente tiene afinidad con la atracción de hechos determinados, influye en la percepción que los demás tendrán de nosotros e incluso influye en nuestro físico, sin entrar en detalle se puede apreciar, que el estado afectivo influencia nuestra postura corporal, nuestra imagen gestual y hasta nuestro tono de vos.

Obviamente hay una influencia importante del estado afectivo en la construcción de pensamientos, en el tipo de emociones que se generen como respuesta, en nuestra conducta y en toda nuestra personalidad. Existe en su conformación también una influencia del temperamento por causas fisiológicas y genéticas que lo orienta a cierto tipo de estados de animo, a su intensidad y su variabilidad en la labilidad y ciclotimia posibles.

Respecto al ego personal y en relación al autoconcepto también se derivan de este estados afectivos permanentes, como analizamos en el documento “El autoestima” el autoconcepto se construye desde la niñez. Dentro del proceso de aprendizaje para lograr aceptación, asimilamos valores que en realidad pueden estar o no en relación a nuestras necesidades y/o posibilidades de realización internas futuras. En el caso de no estarlo, pueden ser el origen de estados afectivos negativos. Esto dependerá del grado de amplitud, flexibilidad y exigencia de nuestros familiares en nuestra crianza y de la fuerza con que esa información incongruente con nosotros mismos nos sea impartida.

Este proceso no es que sea algo consciente, se trata de percepciones o creencias que vamos asumiendo como resultado de las relaciones interpersonales iniciales y dentro del proceso de conformación y desarrollo de nuestra personalidad.

Cabe señalar que en todas las etapas de la vida y cuando somos adultos esto se mantiene, esto puede observarse no solo a nivel de las relaciones personales, por ejemplo, en las relaciones profesionales muchas veces se deben asumir valores, conductas y hasta estereotipos propios de una actividad que pueden no ser acordes con nuestro modo de sentir y por lo tanto generar un sin numero de efectos en nuestro autoconcepto, pudiendo ser el generador de estados afectivos de angustia.

A nivel social y cultural también existen factores psicosociales que se transforman en condiciones impuestas para pertenecer o no pertenecer y para ser aceptados, que están relacionados a la adquisición de ciertos productos, modas, conductas, estilos de vida, aspecto personal o físico, modos expresivos, rasgos de personalidad, etc y estas exigencias también – Por el mismo efecto – Pueden generar estados afectivos que nos afecten.

Por lo tanto nuestra valoración por parte de los demás en la niñez es el pilar para un autoconcepto positivo posterior por parte de nosotros mismos, pero aun así, nuestro autoconcepto siempre va a estar expuesto a factores externos y se requiere de objetividad, introspección, autoanálisis y desarrollo del equilibrio psicológico para poder conocerse en nuestra real dimensión y sin distorsiones.

Por lo tanto el autoconcepto es una autopercepción de nosotros mismos que influye notoriamente en el aspecto emocional sensorial e influye en la configuración de estados afectivos permanentes, que pueden contribuir a la autorrealización y adaptación o influir en detrimento de esta y hasta ser un factor desencadenante de síntomas.

El autoconcepto gira en torno a un centro de gravedad determinado por :

  • La estimación de los demás que es un factor externo a la persona
  • La autovaloración propia en base a la percepción de la propia capacidad de acción humana

Esto significa que según la tendencia personal, la construcción del autoconcepto variara de acuerdo a como se oriente ese centro de gravedad, si hacia lo externo en función de las opiniones de los demás o hacia lo interno en función de la percepción de la propia capacidad, abriéndose así, un abanico de posibilidades entre esos dos extremos señalados.

Una persona equilibrada tiene un autoconcepto realista basado en la objetiva autorreflexión y autoanálisis, en base a la información de ambos polos mencionados y como producto del resultado de este análisis objetivo, se activa la voluntad para superar aquello que se identifique como negativo.

El autoconcepto puede auto percibirse distorsionado de la realidad y ser generador de sentimientos negativos como vanidad, narcisismo, percepción irreal de la capacidad de acción humana y generar sentimientos de inferioridad, así como también sentimientos de superioridad, contento o descontento con la vida.

Derivados de la trascendencia pueden establecerse como estados afectivos permanentes aquellos relacionados a las tendencias de la normatividad, el deseo de saber, la benevolencia y dedicación al prójimo, que generen sentimientos permanentes afines, como por ejemplo, sentimientos religiosos, artísticos, metafísicos, sentimiento de seriedad respecto a las normas de la sociedad y de la existencia en comparación a la asimilación de un marco de referencia moral o espiritual que la persona adquiera, optimismo o pesimismo frente al entendimiento de cómo es el destino de la vida y el mundo, humor para el caso de abordar la vida con alegría, etc.

Si analizamos la información volcada en la tabla de análisis de trastornos de personalidad del paso 11 de esta serie de documentos, en las conclusiones generales al respecto del factor definido como predominante, llegamos a la conclusión que :

“La convergencia de factores que alimentan el conflicto interno de la persona que padece trastorno de personalidad, asume una tendencia preponderante que se constituye en el alimento de su conducta hacia los demás y el mundo externo en general, que deteriora las áreas de su vida e imposibilita su adaptación, pudiendo reconocer esta tendencia personal pero ser su modo de desenvolvimiento natural sin poder evitarlo.”

El aspecto predominante para los trastornos de personalidad puede variar en una gama según el tipo de trastorno que pasa por la Ira, la desconfianza, el aislamiento, la conducta Violencia, la impulsividad, la autodestructividad, la desregulación emocional, la híper emotividad, la arrogancia y la inflexibilidad, todos patrones de respuesta establecidos en forma permanente en su carácter y que tienen su raíz en desequilibrios al respecto de la actividad del aspecto emocional sensorial y donde obviamente los estados afectivos tienen una predominancia fuerte.

Tengamos en cuenta con respecto a la memoria que los contenidos de la misma pueden evocarse por asociación, que es el proceso por el cual la evocación de un recuerdo atrae a la consciencia contenidos relacionados a este. Este proceso no se produce solo en relación a la memoria reproductiva, también ocurre con respecto a los contenidos de la memoria experiencial que también se encuentra sometida a la ley de asociaciones.

Una conducta especifica, como las comentadas como factor predominante para los trastornos de personalidad, puede estar asociada a una percepción antigua y en caso de presentarse percepciones emparentadas actuales y ligadas a esa percepción antigua hacer que la persona responda con la conducta asociada.

Esa percepción antigua puede deberse al contenido psíquico experiencial relacionado a un evento traumático que la conciencia reprime, de esta forma se entiende como la percepción de lo externo puede atraer contenidos inconscientes que activen conductas de respuesta asociadas.
La asociación propiamente dicha puede estar generalizada a ámbitos percibidos del externo, como ser, los demás, la vida o el mundo, configurándose así una respuesta de tipo paranoide, esquizoide, ezquizotipica, antisocial, impulsiva y cargada de todo el contenido de síntomas del trastorno limite de la personalidad, histriónica, narcisista, evitativa, dependiente y obsesiva compulsiva, que fue elaborada por la persona a modo de protección interna que de establecerse de forma permanente y estable configura las bases de un trastorno de personalidad del tipo especificado en función del tipo de respuesta.

Coexisten con este proceso factores relacionados al tipo de crianza y al mal aprendizaje de la persona que se relaciona con el resultado que esa respuesta haya tenido en función de su necesidad de auto protección en la niñez, con factores como los estudiados por Melanie Klein en las primeras etapas de la vida en función de las relaciones objétales, con factores ambientales y con tendencias fisiológico temperamentales y genéticas que contribuyen al establecimiento de esa respuesta en la personalidad.

Cabe señalar que no se esta afirmando que los trastornos de personalidad procedan de la asociación trauma-percepción externa, sino de cómo esta influencia el proceso psíquico de su gestación, ya que las otras causas indicadas puede ser de mayor predominancia según el caso. Recomendamos la lectura del documento “Origen de los trastornos de personalidad”.

INFLUENCIA DE LA ACTIVIDAD DEL ASPECTO MENTAL

La actividad del aspecto mental tiene como resultado de sus procesos el entendimiento del mundo y de nosotros mismos con respecto a el. A través del aspecto mental los seres humanos entendemos el mundo que nos rodea, nos situamos en el y buscamos las alternativas dentro de ese entendimiento para poder realizar aquello que se constituye en necesidades de vida y que están influenciadas por nuestra tendencias personales. Mediante la actividad mental adquiere sentido el mundo, la vida y nosotros mismos.

Como comentamos en líneas anteriores y como indica el esquema presentado la percepción de lo externo y las vivencias asume una representación subjetiva, se adiciona a esta una valencia afectiva propia de la percepción, esta valencia esta influida por la calidad del estado afectivo reinante en la persona y junto a la representación se conforma un constructo de material psíquico que se almacena experiencialmente en la memoria y que tiene características subjetivas y como todo lo subjetivo puede ser distorsionado de la realidad en función de la adición de elementos provenientes de la fantasía que estén relacionados a como deseemos que fueran los hechos o incluso a falta de información en relación a las vivencias.

Muchas veces estos huecos de información obligan a la búsqueda interna de una totalidad interpretativa y representativa de la vivencia que se complementa con contendidos de especulaciones fantasiosas carentes de objetividad y que posteriormente son evocadas con esa distorsión.
Los hechos traumáticos como los analizados en punto anterior, como por ejemplo malos tratos en la niñez, abusos, abandonos, duelos por muerte repentina de familiares y separaciones a temprana edad de figuras de influencia para el niño tienen esta característica.

Es común ver personas que relatan el recuerdo de hechos pasados con una distorsión notable respecto a lo ocurrido realmente y que no lo estén haciendo de forma especulativa, simplemente, para esa persona los hechos fueron tal cual lo percibió subjetivamente y ante los huecos de información, estos fueron llenados por representaciones que configuraron interpretaciones subjetivas distorsionadas inconscientemente con el objetivo también inconsciente de protegerse del dolor y en algunos casos puede llegar al nivel de proyectar culpas sobre personas que en realidad no las han tenido.

Por lo tanto toda la actividad mental se ve muy influida por los estados afectivos, por el material inconsciente y por la lógica necesidad y tendencia que todos los seres humanos tenemos a evitar el dolor. Tal como puede observarse en el esquema convergen a la conciencia la actividad de ambos aspectos constitutivos de los seres humanos.

En relación a la fantasía en la distorsión de las representaciones, tienen mucha influencia los temores, el orgullo y amor propio y también las tendencias personales, influyendo estas ultimas en que orientan a que pongamos la atención en determinados aspectos de lo externo, considerando que la función psíquica de la atención esta íntimamente relacionada con la fijación en la memoria en relación a que se fija mas, aquello a lo que se dirige con mayor intensidad la atención, también aquello que tiene una valencia afectiva relevante y que responde a aspectos relacionados a las tendencias tiene notoria influencia en la observación de aspectos externos del mundo y por lo tanto se fija con mayor facilidad. Por estos mismos procesos también se ve influida la memoria reproductiva y no solo la experiencial, es mas fácil reproducir en la consciencia aquello que atrae nuestra atención desde lo externo porque tiene mas implicancia afectiva y que se relaciona con nuestras tendencias personales.

En relación a la interpretación de los actos de los demás, la intencionalidad y el motivo de sus decisiones, la subjetividad muchas veces responde a la proyección de aspectos personales en la interpretación de los hechos realizados por otros que están cargadas de elementos propios de la fantasía.

La fantasía interviene en la actividad mental en toda etapa de la vida de los seres humanos, en la niñez con la fantasía lúdica que sirve al niño como vivencia interna anticipatoria de aspectos posteriores de la vida, fluyendo como representaciones en relación a los estímulos del juego del niño. En toda etapa de la vida existe una fantasía de deseos en que intenta compensar deseos incumplidos y su aspecto opuesto la fantasía en relación a temores, que influencia la imaginación negativa del futuro.

Existe la fantasía creadora y la planificadora con la cual se busca anticipar los pasos a seguir mediante hechos a concretar en la realidad futura y por ultimo podemos concluir que la fantasía se alimenta de los contenidos de las representaciones que fueron fijadas en la memoria y siendo una actividad representativa mental esta sumamente influenciada por la actividad del aspecto emocional sensorial en relación a las tendencias, deseos, temores y a la tonalidad o calidad de los estados afectivos.

También la fantasía excesiva en combinación con una desconexión del mundo externo puede provocar el apartamiento psicopatológico de la realidad, cuando la persona asume una vida interior fantasiosa, aislada de lo externo, que produzca una tendencia hacia un trastornos esquizoide de la personalidad.

Por lo tanto observamos que :

Existe un vinculo funcional estrecho entre la actividad mental y la actividad del aspecto emocional sensorial que conforma la unidad o todo funcional que es la personalidad. A través de la actividad mental representamos internamente lo externo que esta constituido por el ambiente y los estímulos que recibimos de este y los demás con quienes vivenciamos cosas, de todo lo externo tenemos representaciones que asociamos para lograr la percepción de lo externo como una totalidad, mediante el entendimiento.

Desde que nacemos nuestra mente se va desarrollando gradualmente y posibilita la adquisición del entendimiento de lo que nos rodea mediante la actividad mental, ese entendimiento se nutre del proceso de aprendizaje, previo al cual adquirimos los símbolos que la cultura ofrece a los seres humanos como marco de desenvolvimiento en la vida.

Los símbolos asimilados como el lenguaje y la escritura permiten el conocimiento de lo externo como una totalidad y sus subtotalidades, permiten la comprensión y adquisición de normas de adaptación y conducta social y posibilita el desarrollo de la capacidad de acción humana por medio del aprendizaje intelectual que permite a los seres humanos la elección de los caminos a seguir para satisfacer las tendencias y necesidades derivadas de estas.

Todo ese bagaje de contenidos constituye como una matriz que se incorpora mediante el entendimiento como resultado de la actividad mental, las representaciones de lo externo junto a la influencia de la valencia afectiva en relación a nuestras tendencias personales, que se dan como respuesta de nuestro aspecto emocional sensorial, nos impulsan a poner atención sobre determinadas áreas y aspectos de lo externo a nosotros mismos.

La actividad mental se realiza a través de procesos cuyo resultado es el entendimiento consciente de uno mismo, las vivencias, la ubicación en la sociedad y permite la transformación de las tendencias personales del núcleo instintivo afectivo en necesidades concretas que se encuentran en ámbitos, vivencias y objetos concretos del ambiente externo.

Se puede apreciar que existe un hilo conductor entre las tendencias del núcleo instintivo afectivo y la conformación de concretas y especificas necesidades humanas. El entendimiento del mundo resultado de la actividad mental, brinda a la consciencia una totalidad concreta de elementos tangibles e intangibles que son representados subjetivamente como una realidad compartida con los semejantes. Dentro de esa realidad, los seres humanos identificamos e incluso creamos caminos y formas concretas a través de las cuales satisfacemos las tendencias, esos caminos y formas concretas, son las necesidades que satisfacen lo que el haz conjunto de tendencias nos impulsa desde el núcleo de nuestra personalidad – Ver el documento El Aspecto emocional sensorial.

Podemos comprender que este proceso indicado constituye la proyección en el mundo de la esencia básica y profunda que anida en el núcleo de nuestra personalidad y que es el lei motiv de esta. Para el entendimiento concreto del mundo, una ves asimilados los símbolos que permiten entenderlo, como es el caso del lenguaje, la actividad mental utiliza el pensamiento con el objeto de concretizar este entendimiento y comprensión mental consciente y a través del pensamiento lógico relacionar las variables y factores con que se percibe que esta se encuentra conformada.

Podemos apreciar en el esquema presentado en páginas anteriores de este documento la relación existente en la tectónica de la persona, la actividad mental como capa superior y jerárquica al aspecto emocional sensorial brinda el juicio, entendimiento y el razonamiento que se opera como resultado de los pensamientos.

Asi se van conformado los constructos que conforman la visión la del mundo mencionada en las pagina iniciales y que mediante la voluntad recibe el ímpetu para plasmarse en relación al ambiente y los demás.

Mediante el pensamiento concreto a través del lenguaje los seres humanos podemos autoanalizarnos en relación a lo externo, interpretar lo que auto percibimos e incluso podemos apreciarlo desde un aspecto racional como si estuviera fuera de nosotros, con el objeto de llegar a conclusiones al respecto de cómo nos influencian nuestras tendencias y como nos estamos relacionando con lo externo nuestro, por lo tanto podemos observar que el pensamiento, el razonamiento y la actividad mental en general son la esencia de la autorreflexión y la interpretación de lo que nos arroja nuestra capacidad de autopercepción.

Podemos observar que desde que nacemos hasta que somos adultos vamos acumulando un entendimiento de cómo se constituye el mundo, la vida y los sub ámbitos de estas totalidades en que nos desenvolvemos diariamente y donde encontramos los estímulos que llegan en tiempo real a nuestra consciencia y los objetos y situaciones que motivan nuestra actividad mental. Este entendimiento si bien difiere de un ser humano a otro tiene una gran cantidad de elementos compartidos por todos los seres humanos.

Vemos que a través de la actividad mental simbolizamos lo externo y a su ves transformamos en necesidades concretas, mediante esa simbolización, las tendencias básicas del núcleo de nuestra personalidad, por lo tanto, aquello que llamamos realidad y que suponemos externa a nosotros, en realidad, no deja de ser simplemente un entendimiento subjetivo compartido por todos. Incluso en base a ese entendimiento adicionamos y creamos nuevas cosas en la realidad para complementarla y/o modificarla.

Pensemos en relación a esto que la evolución natural trazada por la humanidad desde el inicio del hombre prehistórico en el mundo a la fecha, es el resultado de este proceso mencionado compartido, en que los seres humanos integrantes de cada generación, fueron asimilando el entendimiento de lo existente y proyectando creaciones sucesivas a lo externo, en función de la transformación en necesidades, de las tendencias personales que los impulsaban desde el núcleo instintivo afectivo de su aspecto emocional sensorial y que trascendían su ego personal.

A continuación y con el objetivo de aclarar mejor los conceptos presentamos algunos ejemplos para que puedan comprenderse mas fácilmente las relaciones analizadas.

Obviamente estos ejemplos son simplificaciones de como se construye la personalidad de un ser humano.

  • Supongamos que un ser humano nace con las tendencias derivadas de la trascendencia de orientación hacia el prójimo a la benevolencia y a la creación, en un ámbito de personas budistas dedicadas a la meditación. Crece y se desarrolla en ese ámbito y en función de esas tendencias se orienta al estudio de la medicina que seria la transformación de sus tendencias en una necesidad objetivo concreta en función de identificar esa necesidad en el ambiente externo como forma de canalizar sus tendencias, para lo cual tiene que poner su voluntad para la adquisición de los conocimientos, por lo que puede entenderse el hilo conductor entre tendencias, actividad mental y voluntad en relación jerárquica.
    Se recibe de medico y dedica su vida al estudio de la relación entre la fisiología y la meditación y desarrolla técnicas terapéuticas basadas en esa actividad, dejando como legado sus trabajos de investigación a las generaciones futuras, por lo cual logro mediante su voluntad y mediante el uso de su actividad mental satisfacer sus tendencias personales y hacer crecer la disciplina medica.
  • Supongamos otro ser humano que nace con tendencias relacionadas a su ego personal de egoísmo y que este traspasa la esfera propia de la conservación. Tiene amplios deseos de notoriedad y poca benevolencia, nace en un ámbito de personas dedicadas exitosamente a los negocios y se impulsa debido a su egoísmo a incrementar su capital sin importarle en absoluto la vida de los demás y por su deseo de notoriedad a crear una imagen falsa de si mismo relacionada a su bondad, que se encarga de difundir públicamente con el deseo de ser una persona ampliamente conocida. Usa su entendimiento derivado de la actividad mental y su capacitación en negocios para si mismo y su únicas necesidades, tratando de utilizar a los demás como medios para sus fines personales, al igual que su voluntad la pone solo en aquello que considere un beneficio personal aun en contra de los derechos del prójimo.
    Su egoísmo instaurado en la esfera del ego personal y su poca benevolencia lo impulsa desde su núcleo instintivo afectivo a que su entendimiento mental no considere las necesidades de otros, la actividad de su aspectos emocional sensorial esta teñida con ese egoísmo y tiene estados afectivos recurrentes de descontento por no sentirse satisfecho nunca con lo que obtiene e incluso emociones de ira ante los fracasos que alimenta su estado afectivo de descontento. En este caso su actividad mental y su voluntad están bajo la presión del egoísmo traspasado al ego personal que prima en su personalidad y este aspecto es jerárquico en el, siendo el desencadenante de su descontento permanente, aun teniendo grandes logros personales. Su falta de trascendencia hace que deje a la sociedad un bagaje de personas perjudicadas por sus acciones y una imagen que falsa.
  • Una persona nace con tendencias trascendentes creadoras, orientadas hacia el prójimo y de benevolencia, tiene un carácter inquieto de niño y dificultades de atención e irritabilidad que evidencia un temperamento de riesgo, vive traumas en su niñez y se inclina en la adolescencia por la pintura que se convierte en una necesidad derivada de sus tendencias ya que le permite crear. Llegado la edad previa a la adultez comienza a padecer inseguridad, su identidad se ve afectada y tiene eventos severos de inestabilidad del estado de animo motivados por cosas triviales del diario vivir. Posteriormente a una pelea con un novio, intenta suicidarse y es diagnosticada con trastorno limite de la personalidad. Comienza siendo medicada y vive alternando entre periodos de estabilidad en los que pinta y crea, pero a la hora de exponer sus obras la ansiedad de la circunstancia lo hace ingresar en una disforia afectiva y con el objeto de evitarla la induce a actings mediante toma de medicación en exceso y hasta intentos de suicidio que hacen retrasar la difusión de sus obras. Mediante un apoyo terapéutico consigue enfrentar el hecho pero de forma lenta y con poco éxito debido a su imposibilidad interna y a ser sumamente conflictivo en las relaciones artísticas, por influencia de sus síntomas. En este caso se puede apreciar que la persona tiene un temperamento de riesgo que sumado a sus traumas a edad temprana le imprime condiciones para desarrollar un trastorno limite de la personalidad.
    Si bien tiene capacidad creadora y capacidad intelectual, esta se ve empañada por su trastorno de la personalidad que trae malos resultados en el área de la vida de relación, para que logre plasmar en su vida lo que sus tendencias personales le inducen como necesidad, aun con tendencias positivas y libres de egoísmo la inestabilidad de su aspecto emocional sensorial y la distorsión cognitiva en momentos de disforia le reducen su capacidad de acción humana, sumado esto a los conflictos en los que se ve incluido por su forma de relacionarse, con lo que el eje de su vida se debate entre sus creaciones artísticas y el conflicto subjetivo de exponerlas que los síntomas propios de su trastorno, le impiden una fluida realización, aun teniendo la capacidad mental para saber lo que tiene que hacer como artista.

Como mencionamos con el lenguaje y los símbolos surge el pensamiento, la concretización de la realidad y el proceso de aprendizaje intelectual que posibilita el desarrollo de la capacidad de acción humana, mediante la actividad mental los seres humanos podemos proyectar en la realidad aquello que proviene de nuestro interno y asimilar lo que proviene de lo externo, para tal fin la mente utiliza tres procesos básicos que constituyen las formas del pensamiento, con los que se consigue la comprensión del mundo, estos son :

  • Formación y uso de conceptos
  • Relaciones entre los conceptos por medio del juicio y razonamiento
  • Deducción para el arribó de conclusiones

La base de los conceptos son las representaciones, estos son generalizaciones que muestran la esencia general de lo percibido de la realidad y permite su comparación con otros conceptos y mediante esta simplificación abstracta de los aspectos de la realidad que se trate, permite arribar a conclusiones.

El concepto otorga una generalización conceptual que conforma una abstracción o modelo mental de aquello que se esta aprendiendo y en su proceso de elaboración intervienen representaciones, imágenes y los símbolos del lenguaje y/o escritura u otros asimilados en el aprendizaje y que sirvan como recurso para la formación de los mismos.

Depende de la capacidad mental desarrollada por la persona la facilidad para elaborar y relacionar conceptos que posibilite una amplitud mental en relación al entendimiento de las distintas áreas de la realidad. Mediante el concepto se extrae de algo de lo externo, una modelización generalizada abstracta que usa las representaciones de lo percibido, para construir un modelo por medio del pensamiento, que posibilite la comparación con lo ya asimilado y con otras abstracciones y conceptos con los que se realizan operaciones lógicas para arribar a juicios y arribar a conclusiones por deducción.

En este proceso intervienen :

  • La percepción y representación
  • Los símbolos e imágenes
  • Contenidos de la memoria reproductiva
  • Atención
  • Voluntad

Con el material de la percepción y representación se construyen los pensamientos para abstraer y modelizar mentalmente y llegar al concepto, interviene la memoria reproductiva en la evocación de conocimientos relacionados a lo que se esta conceptualizando, todo este trabajo mental requiere de la voluntad para movilizar la atención y la misma actividad mental que demanda cierto esfuerzo.

El proceso tendrá también un componente afectivo procedente del aspecto emocional sensorial que dependerá de la actividad de este aspecto, en función del estado afectivo permanente de la persona, el impacto emocional que el resultado del proceso mental o que el mismo proceso tenga. Si este impacto emocional es con una intensidad excesiva o de calidad negativa influenciara en esa tendencia el resultado de la actividad mental e incluso la componente afectiva podrá influenciar sobre la voluntad.

Unos ejemplos aclararan mejor el proceso :

  • Una persona tiene que pasar una caja por una ventana que se encuentra a cierta altura, observa la caja y la ventana, tiene la representación mental de ambas y en función de la comparación partiendo del concepto de que para ingresar la caja esta debe ser mas pequeña que la ventana efectúa la comparación y llega a la conclusión deduciendo de la apreciación de ambos tamaños de que esta no puede acceder por la misma. De la percepción de lo externo y su representación mediante la actividad mental dedujo que la caja es mas grande que la ventana. La componente afectiva relacionada a este hecho es minima aunque se incomoda debido a que no tiene otro lugar por donde pasarla. Deduce que si desarma el contenido de la caja podrá accederla.
  • Una persona se encuentra en una situación de riesgo frente a personas que percibe que pueden agredirlo en la calle por observar su conducta, siente temor por el peligro, pero este no inhibe su funcionalidad mental, evoca lo aprendido en un curso de defensa personal en donde le enseñaron como concepto a mantener una distancia de seguridad con las posibles agresiones callejeras, observa su entorno al cual percibe y detecta que si acelera para llegar a la esquina elude a los posibles agresores, acelera y evita el contacto con ellos. En esta acción partiendo de la emoción del temor que le aviso en su conciencia en función de lo percibido de lo externo que estaba en presencia de un peligro, evoco los contenidos del aprendizaje recibido, observo su entorno y dedujo la forma de aplicar los conocimientos evocados y el concepto de distancia de seguridad, adaptándolo al tiempo real de la situación, mediante la deducción producto del trabajo mental y la comparación de distancias. Otra persona en esa misma situación y con los mismos conocimientos aprendidos, que tiene una característica emocional hiperemotiva, el temor le inhibe su capacidad de concentración que es indispensable para el momento y queda a merced de los agresores.
  • Un estudiante se encuentra en el examen final de su carrera universitaria y resolviendo un problema matemático, tiene una carga de ansiedad y temor a fallar lógicas por lo que representa la aprobación de ese examen, pero la voluntad puesta en recibirse y dar bien el examen es mas fuerte que la ansiedad que tiene y le permite poner su capacidad de autocontrol en marcha, para tener la atención puesta en el problema matemático y para evocar los conocimientos adquiridos que necesitan para ello. Observa y lee el problema matemático simboliza de acuerdo a esta disciplina el problema y mediante la evocación de los conocimientos y técnica adquirida la aplica al caso concreto que tiene que resolver, deduce mediante el trabajo mental los pasos que tiene que seguir para llegar al resultado.
  • Una persona que padece trastorno limite de la personalidad se ve ante una situación motivada por el hecho de verse frente a un problema familiar en que debe reunirse con personas pertenecientes a su familia para tratar un tema critico y tomar decisiones al respecto de un tema, tiene capacidad mental como para poder proponer alternativas validas al respecto del problema, pero el hecho de reunirse con estos y de tener un autoconcepto débil y lleno de sentimiento de inferioridad, hace que su atención se centre exclusivamente en la ansiedad del encuentro con estos, mas que en poner la atención en el problema que van a tratar, duda sobre la aceptación de los mas y sobre si sus alternativas a proponer será bien recibidas y su foco de atención se centra exclusivamente en esos detalles en relación a su persona, los sentimientos de inferioridad y el temor al encuentro le imprimen un estado afectivo que lo sustrae de otro tipo de actividad mental, la ansiedad que siente crece y se hace insostenible apareciendo emociones de desesperación incontrolables al nivel de poner en tela de juicio su propia vida, ante esa desregulación emocional y disforia opta por infligirse cortes que alivian la ansiedad y ese estado afectivo y medicarse en exceso para dormir y no enfrentar el encuentro. Su actividad mental no pudo abordar el problema en cuestión, no pudo poner su voluntad para autocontrolarse ni abstraerse de si mismo, aun siendo un tema de relevancia para su vida, porque su actividad mental no pudo superar los aspectos negativos propios proyectados hacia si mismo, que derivaron en una conducta de autoagresión y evasión. Entre la vivencia y la puesta en marcha de sus recursos mentales para la problemática, aparecieron con mayor fuerza toda la gama de síntomas característicos de su trastorno de personalidad, que impidieron un desenvolvimiento armónico y adaptado a lo que la situación demanda y dominado por la distorsión de su aspecto emocional sensorial evocaba en la memoria hechos pasados de situaciones similares en donde opto por evadirse y recordó en forma cuasi inconsciente e impulsiva, buscando los medios para autoagredirse.

En estos ejemplos simples y limitados, en cuanto al análisis de lo que es un ser humano ,se puede apreciar que cada persona puede tener infinitas distintas respuestas frente a las situaciones de vida y que el despliegue de la capacidad de acción humana mediante lo aprendido intelectualmente y experiencialmente requiere del equilibrio entre la actividad del aspecto emocional sensorial, el aspecto mental y la voluntad orientada hacia una respuesta adaptada.

Con respecto al curso del pensamiento podemos afirmar que este surge a partir de un vacío de entendimiento que es necesario llenar para comprender lo que nos rodea, el pensamiento es una respuesta natural de nuestro aspecto mental que fluye en función de una idea directriz, es el inicio de su construcción mental, que parte de la combinación de los estímulos externos con las tendencias del núcleo instintivo afectivo, en la búsqueda de satisfacción de las necesidades en el ambiente que podamos percibir como externo.

Podemos concluir respecto de la actividad mental que como resultado de esta deviene el entendimiento del mundo, de nosotros mismos, de los demás y deviene la comprensión de las vivencias que nos toca pasar en la vida, la mente adopta un estado que depende de :

  • La concordancia del entendimiento con la realidad
  • Clima mental en función de la calidad de los contenidos

Los pensamientos en sus formas de conceptos, juicios y deducciones tienen una calidad en relación a la densidad-sutileza y positividad – negatividad de sus contenidos y que esta influida por el estado emocional sensorial. A través de la autopercepción es posible interpretar, entender, analizar y buscar el origen del estado mental y emocional sensorial en un proceso de auto entendimiento y auto conocimiento, encontrando el origen de nuestros estados y tomar decisiones al respecto de nosotros mismos, fijándonos objetivos.

Por último podemos afirmar que del curso de la actividad surgen creaciones, mediante la actividad mental creamos con nuestro pensamiento aquello que luego se plasma en la realidad en todas las áreas de la vida y podemos afirmar que la actividad mental tiene capacidad creadora y transformadora no solo de nosotros mismos sino que también influye en la dinámicas del ambiente que nos rodea en todos sus niveles.
La mente tiene una energía que anima su actividad y que es propia de la necesidad de su función en la vida psíquica de los seres humanos, esta energía tiene una fuerza determinada para influir en nosotros mismos, en nuestro ambiente y en los demás. Prueba de ello es como a través de la actividad mental podemos controlar nuestras emociones mediante nuestra capacidad de autocontrol, como podemos en función de lo que pensamos y la palabra influir en otros, como podemos en función de la influencia de cómo nos sentimos respecto a nosotros mismos pensar positivamente o negativamente y tener resultados distintos en nuestras vivencias en función de nuestros pensamientos, por lo tanto el curso que damos a nuestra actividad mental conforma hechos en nosotros y en quienes nos rodean, la mente es una herramienta de beneficio o de perjuicio para nosotros mismos en función de la calidad de los contenidos que intervienen en su actividad (ver documento teoría de la personalidad respecto a la calidad del clima interno) y por lo tanto tenemos la capacidad de modelar nuestra vida y nuestro interno mediante la actividad de nuestra mente, la fuerza que tiene la energía que la anima y la calidad de su energía que logremos desarrollar.

Así mismo el mundo asume para nosotros la dimensión de los contenidos que integran nuestra visión del mismo, con la influencia de base que nos impulsan nuestras tendencias, para unos el mundo es un lugar de búsqueda de placer, para otros un lugar peligroso y contingente, un sitio en donde se encuentra todo a su alcance para si mismos, un lugar de sufrimiento en donde no se recibe nada, un lugar en donde todo se consigue fácilmente, para algunos el mundo es un lugar de estudio o para vivir una experiencia espiritual, para ayudar a otros, para perjudicar, para no hacer nada, hasta para abandonarlo antes de la fecha marcada e infinitas posibilidades mas.

Todo surge de la percepción de lo externo y de la concatenación de la influencia psíquica de las energías que afloran a la conciencia producto no solo de la actividad de los aspectos constitutivos de la personalidad señalados en el esquema, también influyen aspectos transpersonales provenientes de lo espiritual del ser humano con que mentalmente y emocionalmente nos vinculamos y alimentamos con nuestro clima interno.

Pero el mundo y lo externo es todo lo señalado como ejemplo y todo lo que cada ser humano alcance a comprender mediante el entendimiento alcanzado con la actividad de su mente.

INFLUENCIA DE LA VOLUNTAD

La voluntad es la energía que ponemos los seres humanos para cumplir objetivos, auto controlar nuestros actos y tomar decisiones, es un aspecto jerárquico para el ser humano y fundamental, ya que a través de esta energía puesta en marcha se dota el ser humano de la capacidad de poder modificar tendencias personales que no concuerden con los valores morales derivados de su aspecto ideal.

Sin voluntad no se pueden lograr objetivos planeados y es un concepto complejo de analizar que trabaja en sintonía directa con la actividad mental, ya que a través de esta se llega al entendimiento de las alternativas posibles para modificar algo de nosotros que nuestras tendencias nos impulsan. Los dilemas más intensos y más profundas de los seres humanos giran a menudo alrededor de cuestiones relacionadas a la voluntad.

Una deficiencia que genere falta de voluntad induce a que los seres humanos seamos menos proclives al uso de las funciones superiores de la personalidad y a que la funcionalidad de la misma gire en torno a las funciones primarias y que la persona sea mas dominada por las tendencias personales, sin tener la fuerza necesaria y la capacidad de autocontrol para gobernar lo impulsivo, pudiendo ser proclive a adquirir vicios o conductas de descuido personal, falta de objetivos, desregulación emocional, etc, ósea ser tendiente a no hacer todo aquello que demanda auto desarrollo y esfuerzo o a buscar alternativas en donde tenga que poner poco de si para alcanzar un objetivo e incluso, si no auto percibe su falta de voluntad, proyectar sobre otras personas las culpas de su falta de realización personal

CONCLUSIONES

Podemos concluir que lo externo se percibe en función de lo que nos llega del los órganos de percepción, es representado internamente y evocado a través de la memoria experiencial y reproductiva, sin embargo somos proclives a buscar en lo externo y tener una mayor percepción y atención sobre aquello que coincide con nuestras tendencias o que se convierte en objetos para la satisfacción de las necesidades derivadas de estas. A través de la actividad mental operamos el material interno de representaciones y mediante la comparación y operación a través de generalizaciones de la realidad, que son los conceptos, llegamos a juicios y razonamientos a través del cuales entendemos el mundo y nos formamos nuestra visión sobre la realidad, tanto conceptos como juicios y deducciones son formas de pensamiento. Tanto la actividad mental, la actividad del aspecto emocional sensorial y la voluntad intervienen en la conciencia para la expresión de nuestra de vida, el planteamiento de objetivos y el entendimiento de lo que vivenciamos y de nosotros mismos, teniendo una funcionalidad íntimamente relacionada como una totalidad, en donde es necesario para alcanzar una personalidad equilibrada, que exista el predominio de los aspectos superiores de la personalidad como son la actividad mental y la voluntad, sobre los aspectos primarios e inferiores derivados del aspecto emocional sensorial, en un equilibrio funcional armónico.

Bibliografía leída para abordar los temas de todos los documentos:

  • La estructura de la personalidad – Prof. Dr Philipp Lersch
  • Conocimiento de la vida – Madú Jess
  • Teorías de la personalidad – Jess y Gregory j Feist
  • Los Complejos y el Inconsciente – Carl Gustav Jung
  • El Hombre Y Sus Símbolos – Carl Gustav Jung
  • Formaciones De Lo Inconsciente – Carl Gustav Jung
  • Psicopatológica y semiológica psiquiatrica – Ricardo Capponi
  • Teorías del aprendizaje – Pablo Cazau
  • Manual de psiquiatría – Dr, Juan C Betta
  • ¿Qué es la personalidad? Gordon Allport
  • Trastornos de personalidad – Prof Dr Néstor Koldovsky
  • Trastorno borderline de la personalidad- – Prof Dr Néstor Koldovsky
  • Punto crucial – Fritjof Kappra
  • El arte de amar – Erich Fromm
  • Salud mental infanto juvenil – Ovidia Rodríguez Méndez
  • La trampa de los manipuladores – Gloria Husmann, Graciela Chiale
  • Manual de psicoterapia cognitiva – Juan José Ruiz Sánchez y Justo José Cano Sánchez
  • Estratos en el ser humano – Articulo de la Lic. Yanina Gabriela Piccinni
  • Necesidad del Amor – Articulo de la Lic. Yanina Gabriela Piccinni
  • El primer año de vida del niño – René a Spitz
  • Una nueva perspectiva desde la Acrópolis-Trastorno de identidad disociativo – Brenner, Ira
  • Psicología transpersonal – Dr. STANISLAV GROF
  • Los contextos del ser. Las bases Inter subjetivas de la vida psíquica-Castaño del Blanco Ángeles
  • Herbert Marcuse – El hombre Unidimensional
  • La identidad – Monografía creada por Carlos A. Chiari . Mayo 2005
  • Los estados fronterizos ¿Nuevo paradigma para el psicoanálisis – Jacques André – Catherine Chabert – Jean Luc Donnet – Pierre Fedida – Andre Green – Daniel Widlocher
  • Selective early-acquired fear memories undergo temporary suppression during adolescence – Siobhan S. Pattwell, Kevin G. Bath, B. J. Casey, Ipe Ninan, and Francis S. Lee – Universidad de Cornell – Nueva York
  • Alcohol y trastornos psiquiátricos – Año 2001 – Dr. Juan Carlos Valderrama Zurián y la Dra. María Purificación de Vicente Manzanaro – Unidad de Conductas Adictivas – Conselleria de Sanitat Generalitat Valenciana – Alicante.
    Therapeutic Recreation Protocol for Treatment of Substance Addictions – Rozanne W. Faulkner
  • Conflictos de pareja – Patricia Calero y Elena López de Calle
  • Amores altamente peligrosos – Walter Riso
    Apegos patológicos y acción terapéutica – Fonagy, Peter – Trabajo presentado en el “Grupo psicoanalítico de discusión sobre el desarrollo”, en la reunión de la Asociación Psicoanalítica Americana, Washington DC, 13 de mayo de 1999
  • Budismo como Psicoterapia – Madawela Punnaji – Traducido por Adrián Montoya
    Conducta antisocial, un enfoque psicológico – Arturo silva
  • Intervenciones psicológicas en la prevención y atención a la dependencia – Ignacio Montorio Cerrato – Facultad de Psicología. Universidad Autónoma de Madrid
    Las nuevas adicciones – Jean Adés – Michel Lejoyeux
  • Trastorno de estrés postraumático – Daño cerebral secundario a la violencia
  • Mobbing, violencia de género, acoso escolar – M.A. Azcárate Mengual
  • Psiquiatría y Psicología del paciente con cáncer – Maria del Carmen vidal y Benito
  • Afectos, autonomía y auto-regulación: teoría de la complejidad en el tratamiento de niños con ansiedad y trastornos de conducta disruptiva – Tyson, Phyllis – Universidad de California- Facultad de Medicina de San Diego
  • The antisocial tendency. In Deprivation and Delinquency,ed. C. Winnicott, R. Shepherd, & M. Davis. London: Tavistock Publications
    Conceptualización y clínica de los fenómenos disociativos: una revisión detallada de las diferentes posturas – Díaz-Benjumea, María Dolores J.- Coordinadora de la delegación de la Sociedad Forum de Psicoterapia Psicoanalítica en Sevilla.
  • The Dissociative Mind, Elizabeth F. Howell, The analytic press, Hillsdale, N.J, 2005
    Esencia – Articulo de la Lic. Yanina Gabriela Piccinni
    ¿Qué quieren las madres? Perspectivas del desarrollo, retos clínicos – Garriga, Concepció – Reseña de la primera parte del libro: What do mothers want? Developmental Perspectives, Clinical Challenges, de Sheila Feig, compiladora, Hillsdale: The Analytic Press (2005)
  • Teoría de la formación de compromiso. Una dimensión intersubjetiva – Rothstein, Arnold – Fue publicado originariamente en Psychoanalytic Dialogues, vol. 15, No. 3, pp. 415-431. Copyright 2005 de The Analytic Press, Inc. Traducido y publicado con autorización de The Analytic Press, Inc.
  • Efectos del Trauma Prolongado en la Infancia – Eduardo H. Cazabat
    Trabajo presentado en el III Congreso Virtual de Psiquiatría , Febrero de 2002
  • Introducción a la psicopatología de la infancia – J.L. Pedreira Massa – P. San Román Villalón – Madrid, septiembre de 2001
  • La constancia objetal y su relevancia en la teoría del apego: Consideraciones sobre la relación madre-hijo1 en la primera Infancia – Maria Carolina Sánchez Thorin
    Estudios. 1: psicosis infantiles y otros trabajos. Buenos Aires: Paidós, 1990 – Mahler, Margaret e Alberto Luis Bixio.
    Fases y subfases del desarrollo del niño hasta los 3 años de margaret Mahler – Liliana pauluan de gomberoff
  • Fantasía inconsciente, vinculo y estados psicóticos – David Liberman, Elsa C Labos
    Estado actual de la teoría del apego – Alfredo oliva delgado – Universidad de sevilla.
  • Persistencias transgeneracionales del apego – Fonagy, peter
  • El apego en adultos – Sagrario yárnoz yaben – universidad del país vasco
  • Evaluación clínica del llanto y su inhibición desde la teoría del apego – Judith kay nelson

Autor : Christian Chaler
Buenos Aires Argentina
Cchaler@gmail.com
www.cchaler.org

Imagen de perfil de Chr Magleb

Sobre

Mi nombre es Christian Magleb soy de Tandil Buenos Aires Argentina y me dedico a analizar distintos aspectos de la sociedad actual y su dinámica, difundiendo el resultado de esos análisis, con el objeto de exponer mi punto de vista personal de la realidad y encontrar el origen de la crucial situación global actual, partiendo de la hipótesis de que ese origen se encuentra en la visión que tenemos de la vida, el mundo y los demás. El material desarrollado por mi esta dirigido a toda persona que desee ser critica con la forma de vida social actual, donde el individualismo y la exacerbación del materialismo sin contenido genera estilos de vida que, supuestamente se basan en la libertad pero terminan por destruirla. No pertenezco a ningún partido politico a ninguna tendencia, no elaboro mi material para atacar a nadie ni para defender tampoco, solamente expongo mi punto de vista y mi forma de ver las cosas con la intensión de contribuir a la expresión de ideas, sin tratar de imponerlas a nadie y abierto a toda critica e intercambio de opiniones . Pueden contactarme, acceder gratuitamente a mis trabajos y ver mis proyectos en marcha en mis sitios y paginas indicadas al final de esta descripción y también descargar mis libros en formato Pdf. Todo mi material teorico y grafico By Desarrollos Magleb & Liam H Art design SA. Copyright © 1992-2015 Desarrollos Magleb All rights reserved.