Novedades de la tilde diacrítica

15-03-2012 in Lengua by berta

La tilde diacrítica es el acento gráfico que se usa para distinguir aquellas palabras de nuestra lengua que se escriben igual, pero pertenecen a categorías gramaticales diferentes (homófonas): «Te voy a poner un piso/Voy a hacerme un ; Acuérdate de mi padre/ Acuérdate de mí; El juego es rápido/Él juega rápido…; Aún no ha llegado/Aun sabiéndolo no acudió a la cita».

 

Normalmente, esta tilde diacrítica va sobre las formas tónicas (las que se pronuncian con acento de intensidad), salvo excepciones como los nombres de las letras «te» y «de» y los de las notas musicales «mi» y «si» —aunque son tónicas se escriben sin acento gráfico— o la palabra «más» cuando significa sumase pronuncia como átona (sin acento de intensidad) pero se escribe con tilde—. Para los desmemoriados, el acento de intensidad o prosódico es el realce con que se pronuncia una sílaba con respecto a las demás que la acompañan.

 

Como se trata de un tema bastante extenso y complejo, en este artículo me gustaría centrarme solo en las novedades que la “Ortografía de la lengua española” de 2010 ha establecido respecto a la tilde diacrítica, probablemente uno de los ámbitos más afectados por los cambios propuestos en dicha obra.

 

1) La tilde diacrítica en los demostrativos. Recordemos que los demostrativos pueden ser adjetivos (cuando modifican al sustantivo): «Este jarrón tiene un siglo; Esa sartén no es buena para las tortillas; Aquel hombre moreno es mi padre»; o pronombres (cuando ejercen funciones propias del sustantivo): «Me gusta esa; Eligió aquel; No quiero ponerme ese».

Lee el resto de la entrada →