Seduce con tu personalidad

23-11-2011 in Psicología y psiquiatría by Maite Nicuesa Guelbenzu

Hoy día, se habla mucho de la belleza y del atractivo físico, de esta forma, se ejerce una especial presión sobre las personas que aspiran a ser perfectas. Así lo muestran los casos de mujeres que viven a dieta o el aumento de operaciones de estética. Pero afortunadamente, la belleza no lo es todo, de hecho, desaparece con el paso de los años. Esta es una de las razones por las que debes cultivar tu interior, brillar con tu modo de ser, apostar por la autenticidad.

En definitiva, ¿te gustaría enamorar con tu personalidad? ¿Ser alguien que capta la atención de los demás allí donde va? Entonces, descubre  cómo hacerlo a través de las siguientes pautas:

1) Muéstrate tal y como eres, de este modo, te sentirás libre, seguro de ti mismo y con un carisma que genera buenas vibraciones.

2) Toma la iniciativa en los planes sociales, no te quedes a la espera de que los demás simpre den el primer paso. Sé valiente no sólo para hacer nuevos amigos sino también, para conocer el amor verdadero. ¿Hay un compañero de trabajo que te gusta? Entonces, proponle tomar un café a la salida de la oficina. Empieza por pequeños pasos para ir ganando seguridad en ti mismo.

3) En la medida en que eres una persona formada también tienes muchos más temas de conversación, por tanto, también podrás ser mucho más interesante y ameno en las citas de pareja. Cuida tu vocabulario, debes adaptarte al contexto en el que estás.

4) Evita contar tus penas y tus tristezas en cuanto conoces a una persona. La negatividad aleja, de hecho, asusta. Guarda tus malos momentos para aquellas personas con las que tienes mucho trato, deja que te ayuden y que te apoyen. Pero con alguien a quien acabas de conocer, habla de temas más distendidos.

5) Acepta algo esencial en las relaciones personales: no se puede caer bien a todo el mundo, es decir, siempre habrá personas que no se identifiquen con tu modo de ser. Sin embargo, siempre habrá alguien que quiera estar cerca de ti. Que aún no lo hayas encontrado no significa que esa persona no exista. Si todavía no has encontrado el amor, relájate y disfruta de tus amigos, de tu familia y de tu independencia.