Afrontar el miedo al rechazo en el amor

18-10-2011 in Humanidades by Maite Nicuesa Guelbenzu

Uno de los mayores temores de muchas personas es el miedo al rechazo. Un miedo que es lógico, natural y normal y es que, a nadie le gusta recibir como respuesta la indiferencia de la persona a la que se pretende conquistar. Sin embargo, es esencial tomar la actitud adecuada a la hora de afrontar una situación normal de la vida. ¿Cómo afrontar el miedo al rechazo y dar con las claves de la seducción?

1)  En primer lugar, es esencial relativizar las circunstancias. Cuando te dicen que “no”, puede que sientas que el mundo se viene abajo pero en realidad, intenta ser objetivo, no conoces tanto a la otra persona como para concederle ese peso en tu vida. Sientes atracción, te gusta, pero el amor real sólo se experimenta después de estar en pareja. Verás que cuando pasen los meses cae la fase de idealización.

2) Si alguien te dice que no quiere salir contigo, es mejor que no insistas. Tú ya has sido claro con la otra persona, por tanto, si en algún momento cambia de opinión tomará la iniciativa. La insistencia sin límites puede llegar a producir un rechazo radical porque cuando alguien se siente agobiado o presionado reacciona a la defensiva.

3)  Tantea el terreno antes de declararte. Observa los hechos de la otra persona y si ves claramente que sus intereses no son semejantes a los tuyos, acepta la realidad y en caso de que sea necesario, toma distancia y sigue con tu vida.

4) No tengas miedo al rechazo, sencillamente, porque aunque las cosas no salgan como esperas, lo cierto es que podrás aprender mucho de esa experiencia. Por ejemplo, tendrás más fortaleza interior, te darás cuenta de que eres una persona capaz de arriesgar por la persona a la que ama.

5)  En un momento de desamor puede que descubras quiénes son tus verdaderos amigos, qué personas están a tu lado en lo bueno y en lo malo.

6) Siéntete libre a la hora de expresar tus sentimientos. Y si lo necesitas, llora porque eso te ayudará a desahogarte. Existe una situación dolorosa y es la de declarate a alguien que te dice que te ve como a un amigo.