Estás navegando por el archivo de psicología Archivos - Página 2 de 5 - Red De Autores.

El inconsciente – Inconsciente y herencia (I)

29-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

En el resultado de investigaciones realizadas por Carl Gustav Jung se constato que el inconsciente no es solo depositario de aquello olvidado, reprimido o negado y que paso por la consciencia, sino que también provienen del inconsciente contenidos nuevos que fluyen a la consciencia en respuesta a necesidades conscientes del ser humano y que se manifiestan a través de sueños o mecanismos de tipo intuitivo. Incluso no todo contenido inconsciente tiene un componente psicopatológico relacionado a lo reprimido, negado o traumático y en esto influye la calidad del clima interno que adoptemos, que de alguna forma precipitara la irrupción o el acceso al consciente de contenidos inconscientes de calidad afín al clima interno y por lo tanto aportar claridad a nuestra consciencia u oscuridad, en función de lo que el clima interno atraiga hacia la persona.

Recordemos lo que enunciamos al respecto del clima interno en el documento La conducta, el clima interno conforma como un campo de energía psíquica que atrae contenidos en afinidad a la calidad de este clima, mas adelante en este documento ampliaremos en mayor medida esta explicación de lo que puede interpretarse como campo o espectro psíquico.

Lee el resto de la entrada →

El inconsciente – Inconsciente y trastornos

27-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

Respecto a la relación entre el inconsciente y la conducta desadaptada en trastornos de personalidad, esta conducta expresa un conflicto inconsciente, algo que la persona no tiene presente en su consciente y que se expresa de esa forma.
Para comprender el porque de esa conducta el psicoterapeuta debe acceder a la información que se encuentra en el inconsciente de la persona y que fue desalojada por producir dolor y confusión, pero que esta mas presente que los contenidos conscientes, que a su ves son interpretados bajo la influencia del estado afectivo emocional y mental derivado de la presión inconsciente del conflicto. Si se reúne toda la biografía psíquica de la persona, entonces puede comprenderse el porque de ese tipo de conducta que conforma un todo coherente en relación al conflicto intra psíquico y que responde a la dinámica psíquica natural que todos los seres humanos tenemos.

Desde este punto de vista no existe la anormalidad, si alguien se golpea un brazo sale un moretón y es normal que salga porque hubo un golpe, si en una persona se combinan factores genéticos, traumáticos y ambientales de una forma que supere la capacidad de resilencia de la persona, se producirá una afectación psíquica y la personalidad asumirá un estado en un equilibrio que estará desviado respecto a lo establecido como normalidad, pero que será una respuesta natural propia de la afectación.
Muchas situaciones traumáticas o contenidas en eventos traumáticos, su recuerdo es negado y reprimido conscientemente y adoptan formas de expresión desde el inconsciente, expresándose a través de síntomas, sueños o en casos graves en el contenido de psicosis e incluso en casos de trastorno disociativo de la personalidad por traumas, en la construcción de alter egos que en su expresión transmiten contenidos simbólicos que se relacionan al evento traumático o a situaciones relacionadas a este. En términos generales, todo lo inconsciente busca una expresión y esta ligado a lo consciente pudiendo surgir intespectivamente y expresarse.

El inconsciente. Introducción

23-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

En este documento analizaremos un aspecto de la psiquis al cual se ha hecho referencia en casi todos los documentos anteriores que es el inconsciente. Podemos afirmar en un contacto inicial con el tema, que de todo el caudal de contenidos que recibimos, tanto del ambiente, de las vivencias que experimentamos, como de nuestro interno, hay muchos aspectos que no quedan presentes en los contenidos de nuestra consciencia pero que forman parte de nuestra persona e influyen notoriamente en nosotros.

Nuestro consciente en relación a nosotros mismos y a todos los aspectos que conforman la vida tiene una capacidad limitada de asimilación, nuestra mente puede concentrarse en unos pocos estímulos en relación a la infinidad de factores y variables que llegan a nuestra percepción, sin embargo, existen en nosotros pruebas de que todo aquello de la realidad a lo que no le dedicamos atención y concentración, que llega a nosotros como accesorio a lo que es fundamental, forma parte de lo fijado en la memoria y puede aparecer en los sueños, proveniente del subconsciente o del inconsciente.

De todo lo vivido, aprendido y experimentado en la vida, queda un contenido experiencial subyacente, resultante de la convergencia de todas las experiencias, pero conscientemente no nos queda un pormenorizado detalle de todo lo vivido, aunque pueden hacerse presente en la conciencia detalles pormenorizados a través de la memoria, lo que evidencia que recepcionamos de forma subliminal todo aquello a lo que no le dedicamos una atención y concentración exclusiva. Con respecto a los contenidos de la etapa preverbal en la niñez, en donde no están desarrollados ni asimilados los contenidos propios del entendimiento del mundo, las vivencias son interpretadas por el niño a través del entendimiento mental propio de la edad y no están acompañados del entendimiento acabado de un adulto y por lo tanto asumen un contenido experiencial que tiene el potencial de generar un entendimiento irracional asociado al aspecto emocional vivenciado. Ese entendimiento irracional no esta presente en la consciencia, sino que desde el inconsciente influye en nosotros.

Lee el resto de la entrada →

Estructura superior de la personalidad. Integración funcional de los estratos

20-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

La integración de todos los estratos de la personalidad implica el equilibrio funcional entre procesos inferiores y procesos superiores de la personalidad, la funcionalidad complementaria entre la estructura superior de la personalidad conformada por mente-voluntad y la actividad del aspecto emocional sensorial y cuerpo físico.

Se hace necesario que la actividad mental superior tome autentico contacto y entendimiento de la actividad del aspecto emocional sensorial y del físico y que la expresión en la conducta tenga un equilibrado aporte emocional. Esto significa que la personalidad asuma un estado en que la actividad mental no desplace las emociones y sentimientos o estados afectivos que fluyen como respuesta ante las vivencias y que no se caiga en la inautenticidad al reprimir, negar o disociar la actividad del aspecto emocional sensorial con la mente.

Por lo tanto no significa que el equilibrio jerárquico de los procesos superiores implique que la mente tenga que evitar tomar contacto consciente con la actividad de los otros procesos, ni generar en forma inautentica aquello que la actividad emocional sensorial no genera en forma espontánea, que serian aquellos estados emocionales que se asumen desde lo mental debido a la influencia del aspecto ideal, en lo relacionado a lo que se percibe como emocionalmente correcto, pero que no es sentido profundamente, sino que es generado en el aspecto emocional por la mente, bajo la influencia de los principios éticos o de lo que se espera socialmente de nosotros.

Lee el resto de la entrada →

Estructura superior de la personalidad. El aspecto mental de los trastornos de personalidad

16-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

En relación a los trastornos de personalidad, las personas que los padecen tienen una personalidad en que predomina la influencia de su aspecto predominante del carácter, definido en la tabla de análisis de los trastornos de personalidad. Esa predominancia esta basada en creencias irracionales inconscientes que restan amplitud a la actividad mental, afectando su independencia y fluidez, por lo tanto la percepción de lo externo y de las vivencias se ve teñida de forma desequilibrada por esa tonalidad que se evidencia en su conducta desadaptada, sin que los procesos rectores y superiores de la personalidad puedan auto controlarla.
En estos casos el entendimiento se ve distorsionado al respecto de lo socialmente aceptado, porque en su afrontamiento y en su visión de la realidad existe también un conflicto con la vida o con la visión socialmente aceptada de la vida, en la que perciben imposibilidades o factores limitantes a los que le dan una dimensión exagerada en contraste con la percepción de sus capacidades personales.

Mucho del aspecto predominante de su carácter es una respuesta defensiva a esa imagen distorsionada de la realidad y de su persona, lo que se percibe desadaptado externamente es internamente para la persona una respuesta de sobrevivencia que se expresa de la forma en que se configura el aspecto predominante según el tipo de trastorno y que no es fácil abandonar por la persona, porque su abandono, es percibido como una amenaza a su conservación e incluso actúa como un impulso cuasi instintivo involuntario, sin que la persona pueda orientar la voluntad hacia su interno para controlar esa respuesta.

Lee el resto de la entrada →

Estructura superior de la personalidad. La actividad mental

13-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

En relación a la actividad mental, cuya expresión son los pensamientos, conceptos, juicios, razonamientos y deducciones y cuyo resultado es la construcción de la capacidad de acción humana que gradualmente vamos alcanzado y a trabes de la cual nos desenvolvemos en el mundo. Podemos comprender que esta, asume diferentes características en cada ser humano, tiene diferentes grados de objetividad y de libertad, de fluidez y capacidad para adquirir conocimientos nuevos. En síntesis, los seres humanos tenemos distinta capacidad mental, distintos hábitos en relación a la actividad mental y funcionalidad de la mente.

La mente tiene que lograr que conscientemente logremos una integración de todos los conocimientos e impresiones asimiladas conscientemente, para conformar una visión única, en el sentido de personal, de nosotros mismos, los demás y los ámbitos o entornos próximos en que estamos inmersos en la realidad.

A través de la actividad mental logramos una profundidad de entendimiento que permite percibir las alternativas mas realistas en que podamos decidir de que forma y como desenvolvernos, sin la excesiva presión de lo instintivo y emocional, pero pudiendo tomar contacto y alcanzando un auto entendimiento objetivo al respecto de nosotros mismos y en una relación armónica con lo externo a nosotros.

Al respecto de la actividad mental podemos definir algunas características para evaluar su funcionalidad, estas son:

Lee el resto de la entrada →

Estructura superior de la personalidad

07-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

Hablamos en anteriores documentos de la tectónica de la persona y de la existencia de un estrato superior de la personalidad constituido por el aspecto mental y la voluntad cuya actividad tiene por objeto los procesos psíquicos rectores o superiores de la personalidad, también describimos los procesos inferiores o primarios, con asiento en la funcionalidad del cuerpo físico y del aspecto emocional sensorial o alma humana.

Para una adecuada funcionalidad equilibrada de la personalidad, es necesario que exista un adecuado equilibrio jerárquico en el conjunto persona, entre, la actividad de los procesos rectores o superiores sobre la actividad de los procesos inferiores o primarios, pero sin perder contacto con la actividad de estos , como analizaremos mas adelante en este documento.

Esto implica que mediante nuestra voluntad, nuestro entendimiento y razonamiento mental debemos tomar contacto, identificar, adecuar y de ser necesario autocontrolar las necesidades físicas y los estados afectivos y emocionales, sin llegar a reprimirlos o negarlos conscientemente, porque esto implicaría que se conformen las bases para un conflicto psíquico, ya que de manera inconsciente, estarían presentes en nuestra personalidad y buscarían caminos alternativos de expresión que seguramente configuraran un desvío al respecto de su expresión natural.

También analizamos la necesidad de un marco de referencia moral respecto al cual referir nuestra conducta externa y nuestra expresión interna y que estaría integrado en nuestro aspecto ideal y en nuestra visión del mundo.

Lee el resto de la entrada →

La conducta. Conclusiones

05-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

Podemos concluir que la conducta son las acciones voluntarias e involuntarias que realizamos los seres humanos. En la naturaleza podemos observar como conducta desde los actos reflejos simples y su concatenación para constituir las conductas instintivas, las conductas basadas en un entendimiento y aprendizaje muy rudimentario en mamíferos mayores, hasta llegar al ser humano, que nos encontramos dotados de una sólida estructura superior en nuestra personalidad, dotados de entendimiento mental del mundo y voluntad.

Si bien los seres humanos no nos emancipamos totalmente de los instintos, tenemos capacidad y recursos como para desenvolvernos con una conducta adaptada y voluntaria, haciendo de nuestra oportunidad de vida un camino con conductas que den como resultado nuestro desarrollo, crecimiento personal y autorrealización.

Sin embargo frente a esa posibilidad, existen en el desarrollo de la personalidad y en el fluir de la misma, ya sea en forma permanente configurando trastornos o en forma transitoria por vivencias, tener conductas desadaptadas que den como resultado el deterioro de ciertas áreas de nuestra vida.

Los factores mas importantes en relación a la conducta son el entendimiento mental del mundo y la voluntad que pongamos para poder modificar aquello que se constituye en un factor en nuestro interno, que nos impide expresarnos con una conducta adaptada al ambiente, que incluso contemple los impactos y resultados de nuestras acciones en el desenvolvimiento social.

Lee el resto de la entrada →

La conducta social

04-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

Por conducta social se entiende aquellas conductas que están orientadas hacia el ámbito social compartido por todos los seres humanos en función del ámbito de observación. Podríamos decir que son conductas sociales aquellas que se relacionan con los componentes de sistema social, incluidas en estas:

  • Las conductas relacionadas al trabajo, ya sea de búsqueda, cumplimiento, generación y mantención de fuentes de trabajo.
  • Las conductas relacionadas al dinero, obtención, ahorro, gasto y administración del sistema económico.
  • Las conductas relacionadas al ambiente, contaminación, cuidado de los ecosistemas, relación con la naturaleza desde el ámbito urbano.
  • Las conductas relacionadas al bienestar social de los demás, incluidos la salud, educación, calidad de vida.
  • Los estilos de vida, incluidos la tendencia al materialismo, espiritualismo, dedicación a la ciencia, el arte, el deporte, las correctas relaciones humanas, el esparcimiento, los estilos de vida derivados de la opulencia y los estilos de vida derivados de la carencia.

Las conductas sociales implican la cohesión con otros seres humanos en relación a los ámbitos o subsistemas en que puede dividirse la sociedad para su estudio y comprensión (ver análisis mas detallado) de esa cohesión entre seres humanos, que en términos generales tiene un patrón variable pero que se comporta cíclicamente en todos los sistemas componentes de la sociedad, se produce una dinámica de interacción y de esa dinámica cíclica, se generan fuerzas que producen un impacto en nosotros y en el ambiente.

Lee el resto de la entrada →

La conducta voluntaria

03-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Christian Chaler

La acción voluntaria inicia su aparición en el desarrollo del ser humano alrededor de los 4 años y se constituye en un tipo de conducta que se diferencia del tipo de conducta involuntaria analizada en el punto anterior. En la conducta voluntaria esta implícita la consideración, que previo a la realización de una conducta, existe una instancia de selección, tanto del tipo de conducta, el modo en que esta se llevara a cabo, la superación de las resistencias que pudieran existir en el ambiente, en el interno nuestro o por influencia de otras personas, como así también la superación de aquellos impulsos, tendencias o actividad psíquica en general, que ya sea por adaptabilidad a la normas sociales o por influencia de nuestro aspecto ideal, implica la intervención de la actividad del aspecto mental a través del análisis y entendimiento del ambiente, la autopercepcion y el autoanálisis de nosotros mismos y un entendimiento global deductivo de la relación entre nosotros y el ambiente, del cual deriven decisiones y objetivos al respecto de nuestra conducta, para que esta sea armónica, equilibrada y adaptada al respecto de la influencia de nuestras tendencias, instintos, impulsos, necesidades y deseos, las necesidades de los demás, lo socialmente aceptado y lo moralmente considerado por nosotros mismos derivado de nuestro aspecto ideal.

Dentro de las acciones voluntarias se encuentran todas las relacionadas a la actividad motora propia del cuerpo físico de los seres humanos, muchas conductas físicas requieren inicialmente de un aprendizaje voluntario en donde intervienen dos funciones psíquicas que están íntimamente relacionadas con la voluntad y que son la atención y concentración, por medio de ellas y las funciones motoras dirigidas voluntariamente se van constituyendo las acciones motoras voluntarias en acciones automáticas aprendidas que no requieren ya de la atención y que se asemejan en su expresión a las conductas involuntarias, con la diferencia que esas conductas fueron aprendidas con una finalidad de adaptación.

Lee el resto de la entrada →