Estás navegando por el archivo de persona Archivos - Red De Autores.

Estructura superior de la personalidad. El aspecto mental de los trastornos de personalidad

16-02-2012 in Psicología y psiquiatría by Chr Magleb

En relación a los trastornos de personalidad, las personas que los padecen tienen una personalidad en que predomina la influencia de su aspecto predominante del carácter, definido en la tabla de análisis de los trastornos de personalidad. Esa predominancia esta basada en creencias irracionales inconscientes que restan amplitud a la actividad mental, afectando su independencia y fluidez, por lo tanto la percepción de lo externo y de las vivencias se ve teñida de forma desequilibrada por esa tonalidad que se evidencia en su conducta desadaptada, sin que los procesos rectores y superiores de la personalidad puedan auto controlarla.
En estos casos el entendimiento se ve distorsionado al respecto de lo socialmente aceptado, porque en su afrontamiento y en su visión de la realidad existe también un conflicto con la vida o con la visión socialmente aceptada de la vida, en la que perciben imposibilidades o factores limitantes a los que le dan una dimensión exagerada en contraste con la percepción de sus capacidades personales.

Mucho del aspecto predominante de su carácter es una respuesta defensiva a esa imagen distorsionada de la realidad y de su persona, lo que se percibe desadaptado externamente es internamente para la persona una respuesta de sobrevivencia que se expresa de la forma en que se configura el aspecto predominante según el tipo de trastorno y que no es fácil abandonar por la persona, porque su abandono, es percibido como una amenaza a su conservación e incluso actúa como un impulso cuasi instintivo involuntario, sin que la persona pueda orientar la voluntad hacia su interno para controlar esa respuesta.

Lee el resto de la entrada →

Teoría de la personalidad (del cambio personal) – Definición de personalidad equilibrada

27-01-2012 in Psicología y psiquiatría by Chr Magleb

A continuación exponemos la definición de personalidad equlibrada del Dr. Juan Varas Ampuero del Ecuador, una personalidad equilibrada implica lo siguiente:

  • Relación con uno mismo.
  • No estar sobrecargados con las propias emociones – temores, angustia, amor, celos, culpabilidad o preocupaciones.
  • Las personas equilibradas Pueden manejar los disgustos de la vida rápidamente.
  • Tienen una actitud tolerante y fácil de llevar hacia ellos mismos y hacia otros y pueden reírse de sí mismos.
  • Nunca menosprecian ni sobreestiman sus habilidades.
  • Pueden aceptar sus propias faltas.
  • Se tienen respeto a sí mismos.
  • Se sienten capaces de manejar la mayoría de las situaciones.
  • Sienten placer en las cosas simples de cada día.

Relación con los demás:

  • Son capaces de dar y recibir amor y de considerar los intereses de otras personas.
  • Tienen relaciones personales satisfactorias y duraderas.
  • Tienen simpatía con otras personas y confían en ellas y sienten que otros tienen los mismos sentimientos hacia ellos.
  • Respetan las muchas diferencias que encuentran en las personas.
  • Pueden sentirse parte de un grupo.
  • Tienen un sentido de responsabilidad hacia el prójimo.
  • Ser capas de satisfacer las demandas de la vida
  • Resuelven sus problemas conforme se van presentando
  • Aceptan responsabilidades.
  • Adaptan su ambiente tanto como es posible; se ajustan a él siempre que es necesario.
  • Hacen planes por adelantado y no temen al futuro.
  • Aceptan gustosos nuevas experiencias e ideas.
  • Hacen uso de sus talentos.
  • Se ponen a sí mismos metas reales.
  • Son capaces de tomar sus propias decisiones.
  • Se sienten satisfechos en poner su máximo esfuerzo en lo que hacen.

Teoría de la personalidad (del cambio personal) – Desenvolvimiento de la personalidad

17-01-2012 in Psicología y psiquiatría by Chr Magleb

La vida humana se conforma por una sucesión de vivencias, sin embargo hay hechos que son los que definimos como de características especiales que producen un impacto trascendental en la vida y que motivan cambios, porque implica la necesidad de aprendizaje y de poner en juego nuestra voluntad y todos nuestros recursos internos para encontrar un camino de solución. Son hechos que necesitan de decisiones claves y que son definitorios frente a nuestro destino y rumbo y que conforman una prueba de vida.

Es en esos hechos en que se prueban e incluso se desarrollan nuestras capacidades internas y es por estos hechos que nos vemos en la necesidad de realizar cambios en nuestra personalidad, porque los mismos rompen con los esquemas permanentes que dominamos con facilidad, despiertan emociones fuertes y ponen a prueba nuestra autoeficacia y capacidad de acción humana en toda su extensión.

Estos hechos no pueden tipificarse ni generalizarse sino que son aquellos que de forma subjetiva producen que toda nuestra atención, resiliencia y criticidad este puesta en juego para su abordaje. Según la sensibilidad de la persona, puede que un hecho trivial para alguien sea de características especiales para otra o por ejemplo una persona que padece trastorno limite de la personalidad viva bajo hechos que para el común de la gente son triviales y sin embargo le generan impactos como si fueran hechos de características especiales en personas que no padecen ese trastorno.

Lee el resto de la entrada →

Teoría de la personalidad (del cambio personal) – Factores constitutivos básicos

01-12-2011 in Psicología y psiquiatría by Chr Magleb

TEMPERAMENTO

Esta conformado por el núcleo instintivo afectivo en convergencia con lo fisiológico, en donde interviene la influencia biológica, la herencia genética y la influencia de base de factores relacionados a aspectos transpersonales y espirituales. Del temperamento proceden los estados afectivos, los instintos, las tendencias propias de cada individuo y las disposiciones básicas de bondad, actividad, avidez, emotividad, sociabilidad y fatigabilidad. Del temperamento derivan un conjunto de rasgos relativamente estables, determinados principalmente por la biología y que se manifiestan en las diferentes formas de reacción conductuales que tiene la persona, en definitiva el temperamento hace referencia a las características emocionales de la conducta humana y es el núcleo desde donde se construye la personalidad.

AUTOPERCEPCIÓN

Es la capacidad que poseemos de percibirnos a nosotros mismos, nuestros estados y nuestros procesos internos, nuestro estado afectivo, emociones, sentimientos y pensamientos. Es la capacidad mediante la cual tenemos una representación de lo que acontece en nuestro interno.

AUTOCONCEPTO

Es como nos percibimos a nosotros mismos en relación con el entorno y los demás. Muchas veces las conductas de los demás parten de nuestra posición interna frente a ellos en base a como los percibimos subjetivamente y en base a nuestro autoconcepto y el como percibimos nuestras capacidades humanas que dependen de nuestra autoeficacia percibida y autorreflexión de nosotros mismos en relación a nuestras experiencias pasadas y expectativas futuras. Existe la necesidad de tener en cuenta que muchas veces necesitamos una resignificación de contenidos personales si existieran conflictos recurrentes en base a como nos percibimos a nosotros mismos.

CAPACIDAD DE AUTOCONTROL

Es la capacidad que poseemos para controlar los impulsos y tendencias de base biológica y los estados emocionales que se desencadenan como respuesta ante los hechos de nuestra vida e impiden que predomine el entendimiento racional, esta capacidad interviene en el proceso necesario para modificar la conducta interna y externa con el objeto que sea coherente con lo que se establece como patrón de conducta adaptada o con los objetivos internos que nos planteamos.

CONCEPTO DE LOS DEMAS

Tendencia de cómo se percibe a los demás que esta conformada por las experiencias familiares iniciales y las experiencias fuera de nuestro hogar, tiene influencia en nuestra seguridad interna en base a nuestras capacidades, frente a los demás, en la relaciones interpersonal y sociales.

Lee el resto de la entrada →

Teoría de la personalidad (del cambio personal) – Introducción

29-11-2011 in Psicología y psiquiatría by Chr Magleb

En este documento mostramos una propuesta de teoría de la personalidad que incluye conceptos de autores como Hans Jurgen Eysenk, Albert Bandura y George Kelly.

El siguiente esquema muestra el modelo de personalidad propuesto.

Definiremos ahora básicamente cada aspecto señalado en el esquema, algunos de ellos fueron analizados en los documentos anteriores y posteriormente analizaremos su interrelación dinámica en el desenvolvimiento interno de un ser humano, ya que es un error metodológico que no se correlaciona con la realidad psíquica, el definir la personalidad como constituida por elementos aislados. Puede ser una necesidad para su entendimiento, pero en realidad la psiquis funciona como una unidad en donde todos sus elementos no son tales, sino son representaciones de procesos anímicos internos que experimentamos los seres humanos en forma consciente e inconsciente, son interdependientes y mutuamente influyentes en un acontecer dinámico, en donde un cambio en una de las partes produce cambios en las otras.

Esta es una característica básica de los organismos vivientes que se diferencia de los objetos o sistemas inanimados, los organismos vivientes tienen ciertas características propias. Desde su nacimiento los organismos son una unidad y tienden hacia la diversidad y complejidad en un proceso de autodesarrollo gradual, en donde las unidades que conforman su estructura van diferenciándose gradualmente y a cada unidad individual se le puede atribuir una función y analizarla como una parte separada, pero todo el conjunto conforma siempre una totalidad dinámica.

Todos los sistemas vivientes siguen en el transcurso de su vida un natural proceso de autodesarrollo que implica un camino a seguir hasta el final de la vida, están en constante vinculo e intercambio con el entorno sin el cual no podrían sobrevivir y ponen en marcha procesos de autoadaptación frente a los cambios de este entorno y de autorregulación frente a los cambios en sus unidades constitutivas, las que se complementan entre si en una funcionalidad que conforma un todo indisoluble. Por lo tanto los factores analizados en el punto siguiente si bien se presentan como unidades diferenciadas para el análisis y se explican en forma aislada, en realidad son mutuamente influyentes, interdependientes y la características de uno influye en el conjunto que para este aspecto que estamos analizando es la personalidad.

Aspectos transpersonales

21-11-2011 in Ciencias, TIC by Chr Magleb

Desarrollaremos este tema con la finalidad de incluir y sustentar teóricamente mediante un modelo toda una gama de fenómenos psíquicos y vivenciales que tanto en la actualidad como en todas las épocas en que puede dividirse la historia de la humanidad fueron experienciados conscientemente por muchos seres humanos.

Dichos fenómenos y contenidos psíquicos accesibles a la conciencia de algunos seres humanos y presentes de forma inconsciente en todos los seres humanos, fueron estudiados dentro de la rama de la psicología que hoy se denomina psicología transpersonal. Dichos fenómenos incluyen experiencias místicas o religiosas, curas milagrosas, estados de trance en ceremonias chamanicas y percepciones extrasensoriales entre otras, todas experiencias que la psiquiatría y psicología ortodoxa considera dentro del territorio de la psicosis, pero que en muchísimos casos la experiencia observada indica que estos fenómenos no se encuentran en contraposición o desajuste con respecto a la realidad consensuada, sino que la complementa respetando e incluso ampliando los cánones consensuados propios del entendimiento del mundo y la realidad objetiva.

Cabe señalar que es, a nivel de la observación externa, un hilo muy delgado el que separa una experiencia psíquica real de estas características y un episodio psicótico, un delirio, una fantasía, un autoengaño inconsciente, una respuesta interna esquizotípica o una actuación. En la observación externa puede no haber diferenciación e incluso ser más convincente el delirante, razón por la cual no todo lo que se declara o se manifiesta como fenómeno extrasensorial tenga que serlo realmente, esta es la razón por la cual es un tema delicado de analizar y abordar.
En este documento abordaremos este tema partiendo de la hipótesis o premisa que esos fenómenos psíquicos no constituyen episodios psicóticos como pueden ser considerados desde la psiquiatría y psicología ortodoxa, que pertenecen a expresiones de la actividad propia de niveles constitutivos de la estructura del ser humano que son desconocidos y que son trazables y con cierta afinidad conceptual a los niveles energéticos que se desprenden del estudio de la estructura intrínseca de la materia en la física cuántica, niveles que dentro de los conocimientos milenarios orientales están dentro de la frontera, por llamarlo de alguna manera, del espíritu o esencia fundamental que anima la existencia.

Lee el resto de la entrada →

La salud mental

20-11-2011 in Psicología y psiquiatría by Chr Magleb

Hablamos en anteriores oportunidades a aspectos relacionados a la personalidad y a la salud mental la cual podemos intentar definirla como el equilibrio funcional armónico entre todas las funciones psíquicas sin alteraciones (atención, sensopercepción, ideación, pensamiento, conciencia, afectividad, actividad) en una equilibrada relación con nosotros mismos, los demás y el ambiente que nos rodea, con nuestro interno guiado por la voluntad hacia el autoconocimiento y crecimiento personal, auto percibiendo y equilibrando con nuestra entendimiento mental aquello que nos perturbe y que nos origine estados emocionales desequilibrados con ideas y conductas derivadas, desadaptadas de la realidad y de lo es socialmente aceptado y compartido por todos.

Vemos pues que al tratar de emitir un concepto de salud mental tenemos que tener en cuenta lo socialmente aceptado, lo que es considerado como normal en cuanto funcionalidad de la personalidad y conducta. Esta convención social implica también una subjetividad y un punto a considerar, ya que no todo lo que es considerado normal por el convencionalismo social significa que lo sea realmente.

Por ejemplo si viviéramos en una sociedad caníbal tendríamos seguramente un trastorno de la alimentación la mayoría de nosotros, por lo tanto la lupa por la cual la sociedad cataloga la normalidad o la falta de esta en las personas, no implica una verdad irrefutable ya que los prejuicios, la ignorancia, la estigmatización y la falta de interés por el ser humano también forman parte de la manera subjetiva que tenemos de catalogar a los demás y que esta influenciada por la información social subliminal que nos llega por los distintos medios y esta presente en las creencias y habladurías del común de la gente que cataloga de “loco” a todo aquel que hace algo o se expresa de manera distinta a lo que comúnmente se conoce, sin reconocer que cada ser humano es un ser individual que puede expresar su personalidad de infinitas formas. Sin embargo, sin olvidar lo comentado en líneas anteriores, hay que tener en cuenta que la ciencia tiene parámetros coherentes para evaluar la normalidad y la presencia de psicopatológica. Pero es interesante saberlo porque también se da el caso de personas que en apariencia son normales pero pueden estar inmersos en desequilibrios que no son tan evidentes a simple vista.

Lee el resto de la entrada →

Dinámica de la personalidad

18-11-2011 in Psicología y psiquiatría by Chr Magleb

La personalidad constituye una unidad funcional fundamental y concreta de la vida de los seres humanos pudiendo adoptar tantas formas de expresión como seres humanos existen. Hay tipos de características o rasgos que son comunes y compartidos por todos los grupos de seres humanos y que serian los rasgos tipificados de personalidad. Si bien los seres humanos vivimos distintas situaciones en distintas etapas de la vida, dentro de cada etapa, existen patrones característicos y formas de actuar similares en cada distinto escenario en que nos expresamos.

En nosotros hay sentimientos que predominan, pensamientos o estructuras de pensar que se repiten en forma automática y aprendida, formas de respuesta y estados afectivos predominantes, pensamientos respecto a nosotros mismos y los demás que son tendencias de nuestra personalidad.

Estas tendencias se expresan de forma repetitiva en cada situación en que vivimos o respetan un esquema funcional o estructura básica especifica, así por ejemplo el miedo, la alegría, la desconfianza o la confianza, al acercamiento o alejamiento, la extroversión e introversión se presentan en nuestro diario vivir y guían nuestras decisiones, conductas y formas de relación con nosotros mismos y los demás. La personalidad es dinámica no puede hablarse de algo estático o estructuralmente fijo, es un conjunto de estructuras psicológicas internas que interactúan con lo biológico, lo interno y lo externo social produciendo como resultado la expresión nuestra en los demás y en el medio social.

La personalidad es influenciada por las vivencias sociales y personales del ser humano y a su ves estas son un factor que actúa de una forma u otra en su dinámica, cambio, evolución y expresión. Desde niños hasta adultos pasamos por innumeras experiencias positivas o negativas y tomamos contacto con millones de informaciones que modelan nuestra forma de ser, si bien básicamente ciertos rasgos específicos se mantienen durante toda la vida, hay cambios producto de la realización de necesidades de superación personal que los motivan, como también limitaciones y conflictos que se hacen evidentes en el contacto con lo externo.
De la influencia del contacto con lo externo, en lo social e interpersonal se puede comprender, que estos factores producen cambios en la dinámica de la personalidad y que esta no es solo el producto del pasado y la influencia familiar, las aspiraciones futuras y expectativas, así como la motivación para satisfacer necesidades personales tiene un peso sustancial sobre nuestra forma de ser y sobre la dinámica de la personalidad con un impacto aun mayor que nuestros vivencias pasadas e incluso con una fuerza potente para controlar nuestras tendencias temperamentales y constitucionales, produciendo por la puesta en marcha de la voluntad, cambios en la personalidad y su dinámica.

Lee el resto de la entrada →

Ir a la barra de herramientas