A los críticos con la JMJ

16-08-2011 in Religión by El admin del sistema

Hemos construido una sociedad del todo vale para arremeter contra la iglesia y todo lo que ésta representa. Si hoy se hiciera una gran fiesta de la bandera arco iris, y aquí hago un inciso. Este grupo me parece estupendo que festeje lo que quiera y cuando quiera siempre que no molesten al resto de la ciudadanía, porque tu libertad acaba cuando empieza la de la persona que tienes a tu lado, y creo que ni unos ni otros molestan a nadie más alla de alguna estridencia. Ese mismo derecho tambien lo tiene otro colectivo numeroso como son los jóvenes cristianos que celebran con el Papa sus jornadas en Madrid.

¿Por qué se puede hacer mofa de estos últimos y sin embargo cualquier colectivo contra la iglesia que quiera hacer algún tipo de celebración, ni te permiten opinar si lo haces distinto a ellos? Es más, debes mostrarles todo tu apoyo y si no se lo haces eres un intolerante.

¿Por qué puedo leer en las redes sociales como todo tipo de personajillos del tres al cuarto, que no son capaces de representarse ni a ellos mismos, si se creen en el derecho de reírse del grupo que quiera confesarse en el Retiro?

¿Por qué hemos llegado a la conclusión errónea en este país que este tipo de grupos tiene la verdad moral y el resto debemos pedir perdón por pensar distintos a ellos?

¿Por qué siempre acabo haciendome esta pregunta? ¿Qué tienen estos grupos, cercanos a a la izquierda en muchos casos que los haga mejor, o mejor dicho, se crean mejor? Siempre después de esto, llego a la misma conclusión: Son un grupo de intolerantes que intentan vendernos la tolerancia como bandera y algo que únicamente les pertenece a ellos. Son unos demagogos que se comportan como la iglesia que ellos critican.

Van por la vida dando lecciones de moralidad, se creen en el derecho de hacerlo y son un grupo de fanáticos antitodo lo que represente tener valores diferentes a los suyos, si es que muchos de ellos alguna vez tuvieron alguno. Quizás detrás de todo este resentimiento, de esta animadversión a ciertas creencias y valores lo único que esconden es la falta de unos pilares en su propia existencia.

 

By: Rafael Fabios