Hacia una definición de personalidad

18-11-2011 in Psicología y psiquiatría by

La personalidad es un constructo psicológico que tiene su inicio en la niñez con la construcción de la relación con uno mismo, el mundo y los demás. En esa construcción psicológica interna se adquieren imágenes, creencias y percepciones. Constitucionalmente tenemos deseos y tendencias instintivas propias de nuestro temperamento en donde intervienen factores biológicos y genéticos que nos marcan un cierto modo de actuar, pero también adquirimos creencias sobre nosotros, el mundo y los demás, todo ello converge en la personalidad y obviamente en nuestra conciencia de la realidad. Siendo esta construcción psicológica y su funcionalidad el nexo entre nuestro destino como seres humanos y el ambiente que nos rodea, se constituye en un aspecto fundamental del ser humano.

La personalidad es un constructo que se puede analizar como si fuera un sistema según algunos autores (Gordon Allport ¿Qué es la personalidad?), tiene una dinámica, incluye esquemas y creencias asimiladas durante el transcurso de la vida que nos explican como somos con nosotros, los demás y como actuar frente a ciertas situaciones, incluye nuestras expectativas de lo que queremos ser, lo que fuimos y las posibilidades que percibimos tener para el futuro. Mucho del proceso de construcción de la personalidad esta influenciado por el inconsciente colectivo y personal y por aspectos transpersonales o espirituales, por lo tanto de muchas cosas no tenemos control consciente absoluto.

Dentro de ese proceso de asimilación, aprendizaje, autoimagen y evolución pueden surgir problemas, situaciones, traumas etc, cosas no elaboradas adecuadamente por nosotros que pueden alterar nuestra autopercepción de los demás y la realidad de las situaciones a vivir o vividas. Pensemos ¿Cuantas veces tenemos o tuvimos temor de alguna situación trivial?, ¿Cuantas veces no sabemos como actuar en nuestra familia o reaccionamos con emociones que nos llevan a la ira de forma desajustada?
Nuestro razonamiento nos permite tener cierto margen de autocontrol y adaptación a la situaciones. Pero ¿que pasa si por algún motivo esos recursos de autocontrol y adaptación o resiliencia se ven disminuidos o no se hayan desarrollado adecuadamente? Y ¿ que pasaría si se convierte en un patrón inflexible de respuesta y se llega a actuar de forma desproporcionada o desajustada a lo que la sociedad admite como manera de actuar aceptable y caer en lo que se llama patológico.

Lee el resto de la entrada →